Opinión / Licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid.

Comienza el baile de promesas

Por Carmen Tomás 08 junio, 2016 - 7:57

No hemos entrado de lleno en la campaña electoral, pero ya los partidos se han animado a hacer promesas y las estrellas son, cómo no, los impuestos y el empleo.

El primero en salir a la palestra ha sido el PP que propone bajar el IRPF y llegar a los 20 millones de trabajadores al final de la legislatura. El PSOE habla de subir impuestos a las rentas altas, pero sin decir qué quieren decir cuando hablan de rentas altas, algo siempre sospechoso. Los analistas se temen que al final suponga una subida generalizada a partir de 30.000 euros anuales y subir los mínimos exentos.

En cuanto a Ciudadanos, que hasta ayer decía que la promesa de bajar el IRPF que hacía el PP era inviable, se descolgó ayer con la promesa de bajar el Impuesto sobre la Renta dentro de dos años. De hecho, el compromiso es una reducción media del 3 por ciento. Además, gastará 8.500 millones anuales en políticas sociales y dará una media de 100 euros mensuales a dos millones de familias.

Eso sí no tocará el IVA, subirá el Impuesto de Sociedades y exigirá la devolución de las cantidades "perdonadas" por la regularización fiscal puesta en marcha por el PP. En materia de empleo, la promesa es de 2,5 millones de empleos.

Después está lo de Podemos. Gasto público a mansalva e impuestos a troche y moche. Dicen que todo lo van a sacar de la lucha contra el fraude fiscal, olvidando que ni aún así salen las cuentas. En estos cuatro años del PP se han levantado bolsas de fraude por valor de casi 50.000 millones. Que se sepa de momento no promete empleos.

No me extraña porque con sus políticas de subir impuestos y el salario mínimo lo que van a conseguir son cientos de miles de desempleados. No hay más que ver que en Madrid y desde que gobierna Podemos el paro ya es más alto que en la Comunidad de Madrid, algo inédito. Y todo gracias a sus políticas de estorbo y derribo de la inversión generadora de riqueza y puestos de trabajo.

Cualquiera lo diría, pero la campaña electoral aún no ha empezado. Todavía tenemos por delante más de dos semanas para seguir recibiendo propuestas y promesas y tomar buena nota de ellas. Muchos habríamos apostado porque ya a estas alturas no se atreverían a seguir prometiendo cosas, pero nada más lejos de la realidad. Los partidos deben seguir pensando que pueden prometer y prometer y que los ciudadanos les vamos a creer.

La confianza parece bastante mermada, al menos eso dice el CIS. En todo caso, ya queda menos para el 26-J, la verdadera y única encuesta, la que pondrá a cada uno en su sitio. Incluso a los que ahora van de socialdemócratas cuando son comunistas de toda la vida.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Comienza el baile de promesas