Opinión / El zurriago de Oteyzerena

Sozialismo eta endogamia

Por Carlos Jordán 10 mayo, 2016 - 11:18

Uxue Barcos no se abstiene en las votaciones en las que es parte directamente implicada.

No es un caso únicamente de ella, pues toda la parte nacionalista actúa como sustento de sus compatriotas, derrochando el dinero del contribuyente en causas que sólo producen un sueldo que no sólo no repercute al conjunto de la sociedad si no que está destinado a destruirla.

En ganadería se le llama endocria, en política, Pablo Iglesias lo llamó casta hasta que los suyos empezaron a meter amigos y familiares en las instituciones a dedo y creo firmemente que es la causa del subdesarrollo intelectual de la cultura e ideología nacionalista.

Siguiendo con el símil ganadero, se establece un límite máximo de entre el 6,25% y el 12,5% de consanguinidad en los rebaños para evitar la homocigosis de genes recesivos o declinaciones en la tasa de fertilidad y crecimiento, más común en rebaños pequeños, es lo que me hace creer firmemente en que ese 25% (¡el doble del máximo biológico!) de la población tiene serios problemas de consanguineidad.

Sólo así se perfila una explicación sobre la neurosis abertzale de cambiarse las ces por las kas, uves por bes y luises por koldos, pero aunque personalmente no me molesta lo que haga en su casa con su hermano nuestra infame presidenta Barcos, es más que claro que se han sobrepasado los límites que permiten desarrollarse a una sociedad sana. Y eso nos afecta a los demás.

Si bien no es un caso aislado, los casos nacionalistas merecen más atención pues han predicado su superioridad moral desde los tiempos del sifilítico Sabino Arana a la vez que han dilapidado el dinero del contribuyente en causas endogámicas hasta un montante que supera la trama Gürtel, los Eres Andaluces, las adjudicaciones Valencianas y los Pujol (el Yoda catalán parece empeñado en acaparar todo tipo de "virtudes").

Y como digo, nuestra infame presidenta es el vivo ejemplo de la consanguineidad nazi del RH-, nadie se acuerda ya, parece ser, de que en 2013 pidió para Euskal Herria Irratia la friolera de 150.000€ en el congreso mientras era accionista, y luego muy adecuadamente, cuando le pillaron cometiendo este incesto ideológico y moral, vendió sus acciones, pero aunque subsanase su error sus declaraciones en aquel momento me hacen preguntarme si no pagó las acciones con las firmas falsas de las dietas el ayuntamiento de Pamplona y por eso no calló en la cuenta que esas acciones eran suyas.

Ahora, nos viene a contar que los 30.000€ regalados a su hermano son éticos y estéticos, lo mismo que venía a decir Carlos II cuando se veía retratado, aunque habrá que preguntarle a ese 50% de jóvenes en paro si lo ven así o por el contrario desearían tener prioridad en las adjudicaciones públicas para autoemplearse en vez de acumular polvo en la estantería del INEM con sus licenciaturas y másteres esperando a convertirse también en grandes profesionales.

Desde luego, que bonito debe ser gastar para uno mismo el dinero de otros.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sozialismo eta endogamia