• domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 08:17

 

 
 

Opinión / El zurriago de Oteyzerena

¡Arriba España!

Por Carlos Jordán 22 diciembre, 2015 - 8:17

Esta expresión se suele asociar muy erróneamente al franquismo quizá fruto de José María Pemán, hombre apodado "el pululante" y catalogado por el excelentísimo Lorca y sus coetáneos como "putrefacto" que le valió la broma de prestar su nombre a un personaje en L'Âge d'Or.

Ciertamente Pemán fue un "derecha rancia" que se ganó todas las burlas a pulso, como demostró con sus versos a la paella.

La verdad es que "¡Sursum corda! ¡Arriba España!" aparece en 1899 en "El problema nacional" de Ricardo Macías Picavedra, una obra que por su cátedra e inspiración supuso y supone a quién a día de hoy tenga el valor de enfrentarse a su propia ignorancia y leerla un duro golpe con la realidad de una sociedad anclada en el pesimismo, la cabezonería, la indiferencia a lo ajeno y el desprecio a lo diferente.

Esta obra que bien se pudiera adaptar -con sus matices- al momento actual dio lugar a las interpretaciones opuestas de Ortega y Gasset (liberal) y Sánchez de Albornoz (republicano) ya que con su estudio le ofrecía una visión certera y sosegada de la situación de España, compartida sin remilgos por los mismísimos Pi Margall y el Pablo Iglesias original (mucho mejor que su versión de pantomima moderna) porque los cuales, aunque no guste escucharlo, también creyeron en ese "¡Arriba España! Porque lo que queremos es que España vuelva a su sitio: al sitio que la Historia le señala. Y el sitio es ese: Arriba" antes de que la ignorancia lo tornase facha.

Sin duda, un personaje y un texto krausista olvidados, de lo cual más valdría tomar nota a quién pretenda entrar a gobernar o intentarlo (en el presente y en el futuro) ya que ahora parece volver a estar de moda ser inconformista, con el peligro que conlleva serlo con sólo una versión sesgada de los hechos.

Ahora, 558 fulanos a  quienes hemos elegido tras escuchar "que viene el lobo" y "que viene el cambio" tienen el honor de devolver a España a una época donde los sueños seguían siendo posibles y donde otros mucho más ilustres que ellos fracasaron por no saberse poner de acuerdo. Quién sabe, puede que hasta aprendamos algo sobre dignidad.

¡Sursum corda! ¡Arriba España!


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
¡Arriba España!