• domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 09:07

 

 
 

Opinión / El zurriago de Oteyzerena

26J: Sectorización ideológica

Por Carlos Jordán 15 junio, 2016 - 9:30

En el anterior artículo terminaba hablando de autocontrol, muchos malinterpretarían el término quedándose únicamente con el significado de la definición, ignorando que el tema a tratar era la naturaleza humana y su gestión.

El término de autocontrol por lo tanto adquiere un segundo significado más natural que se desprende de los dos puntos de vista que vine a centrar en la naturaleza social del hombre, la tendencia generosa y la egoísta. De ellas se desprenden dos grupos sociales más pequeños y básicos que generan otros grupos sociales algo más complejos como son las comunidades y las naciones, se trata de las familias:

La visión de una sociedad generosa y buena por naturaleza produce en el seno familiar un modelo protector que se basa en la idea de que el mundo desde esa protección donde el responsable sacia todas las necesidades de sus dependientes per se y las disfunciones sociales tales como los conflictos pueden ser solucionadas mediante la empatía y la concesión.

Este modelo es un modelo lleno de contradicciones, la primera que de este modelo proteccionista en el que todo el mundo es naturalmente bueno han surgido los movimientos nazis, fascistas, comunistas y más cercano a nosotros, la ETA y su retoño el abertzalismo.

La segunda que desde este prisma, los judíos hubiesen podido no ser masacrados si hubiesen empatizado con los nazis que les mataban, los niños descuartizados por las bombas de la ETA otro tanto de lo mismo y los cristianos, perseguidos por Podemos y el conjunto abertzale de Navarra dejarían de serlo si empatizasen con Uxue Barcos y Pablo Iglesias autoexiliándose de España.

Ejemplos a parte, de este modelo de familia protectora, se desprende la cultura subvencionista y macroimpositiva que se justifica de un modo ridículamente simplón: tú, por ser tú y sin necesidad de hacer nada, tienes derecho a que tu vecino te pague tus gastos, los míos y los de cualquiera que lo pida.

La otra visión sería la de una sociedad egoísta y por ende peligrosa por naturaleza la cual produce en el seno familiar un modelo estricto de libertad y castigo que se basa en la visión de que el mundo es difícil porque es competitivo y siempre lo será1 en el que las personas son malas en el sentido de que buscan su beneficio personal por encima del beneficio ajeno.

Este modelo en apariencia es también contradictorio si nos quedamos el hecho de que se da libertad para luego castigar severamente si contraviene gravemente el entorno social, pero contra lo que a primera vista puede parecer, va orientado a los siguientes fundamentos:

Al individuo se le pide obediencia porque la autoridad moral distingue entre el bien y el mal asumiendo que el único modo de enseñar a los individuos a obedecer y diferenciar el mal del bien es el castigo. De este juego se desprende la libertad de acción que generaría nuevas situaciones morales y por ello, el progreso.

Estos dos modelos no se presentan nunca de manera aislada en los individuos pero sí que uno predomina sobre el otro, por lo que cada individuo actúa de diversos modos ante los supuestos que se le presentan en la vida. La combinación de estos modelos es tan clara que en situaciones de crisis o estrés los papeles se invierten, dándose los casos de que un proteccionista actuará de un modo estricto y un liberal actuará bajo un modelo protector.

Sorprende, que siendo la familia tan básico en la política y en la sociedad, ningún partido oriente sus programas electorales a la revitalización e impulso de esta de un modo significativo2.

1. En mi anterior artículo hablaba de la teoría de juegos de John Nash, donde queda patente que el individuo busca siempre ventaja frente a los otros individuos.

2. Según el CIES la familia es la institución más valorada en España, pese a que la situación política genera una burocracia que lastra la economía y ha reducido no sólo los ingresos medios si no también el índice de natalidad a 1,3 cuando el mínimo de supervivencia es de 2,1.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
26J: Sectorización ideológica