• lunes, 24 de enero de 2022
  • Actualizado 14:13

 

 
 
Cartas desde mi submarino en el Arga

Opinión / Desde el periscopio

Cartas desde mi submarino en el Arga

Agur Indar Gorri Agur

La gente se piensa que pilotar un submarino es fácil porque debajo del agua no hay tráfico, ni bicis saltándose semáforos y todas las normas habidas y por haber y además puedes aparcar donde te parezca sin tener que interpretar el concierto de colores que tiene la zona azul de Pamplona. 

Con la mosca detrás del tupé

Todo esto puede cambiar si los chivildus acaban, tal y como están amenazando, por obligar a todos los niños de Navarra a aprender euskera.

Feliz Navidad… y un poco de Olentzero

Ayer fondeé mi submarino Foralico bajo el Puente de la Magdalena y bien amarrado al fondo, que todavía quedan restos de la fuerte crecida de hace un par de semanas. 

Cafeteando

Ayer fondeé mi submarino Foralico en Huarte, junto al Hotel Iriguibel ya que los domingos que mis obligaciones me lo permiten, me gusta cafetear con los diferentes grupos que quedan bien en la gasolinera bien en el Panadero de Eugui para hacer sus rutas. 

La patrulla naval

 Una de las ventajas que tiene ir en submarino por la vida es precisamente poder atracar junto a cualquier asador que esté junto al río. Es como llevarte la casa a la puerta del restaurante. 

MaitetxuEz Porrin

Ayer decidí fondear mi submarino Foralico bajo el puente de Cuatro Vientos, con la idea de echar de par de mañana un vistazo al ayuntamiento de Pamplona a través del periscopio.

Del euskera a Dios sabe qué…

Manifestación en favor del euskera por parte de los partidos nacionalistas en Navarra. ARCHIVO
Manifestación en favor del euskera por parte de los partidos nacionalistas en Navarra. ARCHIVO
Unos nacionalistas hace unos pocos años decidieron que, si querían hacer realidad aquello de “una lengua, un pueblo”, necesitaban que todos hablaran el mismo idioma y se inventaron una cosa que llamaron Batua