Luis del Val

Opinión / Su trayectoria profesional está estrechamente vinculada al mundo de la radio.

Luis del Val

Periodista y escritor, estudió Magisterio, pero desde muy joven se decantó por el periodismo hasta tal punto que su trayectoria profesional está estrechamente vinculada al mundo de la radio.

La sociedad de los gestos

Trabajar cada día con eficiencia y esfuerzo no llama demasiado la atención, o, al menos, es observado con cierto aburrimiento. 

La inseguridad nuclear

Soy partidario de la energía nuclear. Y de los alimentos transgénicos, porque el ser humano y las especies que pueblan la tierra,

Ni paro, ni crisis, ni terrorismo

Produce una enorme tranquilidad observar a nuestros políticos jugar con el ábaco, encerrados con el juguete de la aritmética, tanto en Madrid como en Barcelona, calculando con cuántos diputados pueden joder al contrincante, porque eso es una señal inequívoca de que ya están resueltos los problemas que nos preocupan a la mayoría de los españoles: el paro, la crisis y el terrorismo yihadista.

Por el bien de España

Cuando elijo una editorial, que me garantiza mejor promoción del libro que he escrito, o porque me ofrece un adelanto

...o nada.

Creo que fue en el segundo gobierno de Felipe González, cuando éste le preguntó a Enrique Múgica cuáles eran sus aspiraciones políticas, y el aludido, persona sincera y sin recovecos, parece que contestó: "O ministro o nada". Y fue nada.

Valores y Corrupción

Se lleva mucho la moda de mercadillo y tener dinero o, al menos, los signos externos de que se tiene. Se aprecia bastante poco la honradez. El resultado no se ha hecho esperar y la gente no se esfuerza por ser honesta, sino por ver la manera de pegar un pelotazo.

Política y tecnología

Si el ferrocarril cambió el siglo XIX, y la aviación el siglo XX, los satélites y la era digital han transformado el siglo XXI, y han logrado algo que parecía más difícil que suprimir a la tuna:

Rivera o el síndrome de Suárez

Comienzo a sospechar en Albert Rivera una especie de síndrome de Suarez, como si Albert, en el subconsciente, quisiera ser el segundo Suarez de la Segunda Transición.

Cambio de estilo

Estamos en pre-campaña electoral, aunque no lo parezca, y he observado un cambio de estilo. Por ejemplo, los partidos en el poder metían prisa a los funcionarios

Paseo por Barcelona

Hace tiempo, no sé si el bueno de Mingote o Chumy Chumez, publicaron un chiste en La Codorniz, donde un librero veterano le decía a un escritor misacantano:

La embestida antitaurina

Decía Antonio Machado que, en España, de cada diez cabezas nueve embisten y una piensa.

No todo vale

A calendario pasado todo el mundo es profeta, pero somos bastantes los que comentamos la extrañeza de que en la amplia y extensa industria de la automoción sólo hubiera pícaros en las factorías de Volkswagen.

Soluciones políticas

Los dos atracadores, a punto de salir, han visto desde el interior de la oficina bancaria que se acercaban dos coches de la Policía, haciendo sonar las sirenas y con las azuladas luces parpadeando.

El problema de los anfibios

A Albert Rivera le produce tanto gozo y satisfacción ceder sus votos para que sea presidente del Gobierno Mariano Rajoy como a un gato la posibilidad de saltar de la ribera y adentrarse en las aguas centrales del río.

La suerte de ser omnívoros

La especie humana ha subsistido a las glaciaciones gracias a una virtud que le ha preservado de diversas catástrofes: es omnívoro.

Paralelismos y semejanzas

Este mes de octubre es bastante duro para muchos autónomos, porque deben pagar el IVA del trimestre y, además, si tienen alguna sociedad limitada, tienen que abonar un adelanto del impuesto de sociedades. 

Todos puros, ningún cínico

Los futbolistas cambian de equipo. No cambian la chaqueta, pero cambian la camiseta, y lo primero que dicen el día de la presentación es que, desde la más tierna infancia, habían soñado con jugar con este equipo en el que está ahora.

Prohibidos los matices

No hace mucho, un editorial del New York Times censuraba a los países del Este por su insolidaridad con los refugiados que llegaban a Europa.

Cobrar del cobre

Robar el cobre de las líneas del AVE se ha convertido en algo tan terriblemente habitual como matar a la novia o a la esposa que se quiere divorciar del asesino.

Libertad de desconsideración

Sabino Cuadra sigue convencido de que subir a la tribuna del Congreso de Los Diputados y ponerse a romper hojas de la Constitución no es ninguna ofensa, sino libertad de expresión.

El impermeable del fanático

Nada más conocerse los resultados electorales, los secesionistas salieron a celebrar que les habían votado algo menos de un millón de personas, que habían triunfado sin ningún a discusión, que su éxito les parecía relevante, e ignoraron al 1.122.460 ciudadanos que, de una manera explícita, a través de sus votos al PP, PSOE y Ciudadanos, habían mostrado su negativa a la aventura.