Opinión / Como periodista lleva ejerciendo desde los 18 años en que comenzó en el diario Pueblo. Ha trabajado después entre otros medios como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo y la Cadena Ser.

Teoría del falso indeciso

Por Antonio Pérez Henares 15 diciembre, 2015 - 0:29

Lo que menos me creo de las encuestas, menos aún que algunos resultados delirantes de los que por cierto ahora en el tramo final comienzan a arrepentirse, es de que los indecisos son legión. Un 40% llegó a publicarse y un 25% es lo que se decía ayer mismo.

Los hay, desde luego, y habrá quien decida el voto casi a "boca parir" al lado mismo de la urna. Pero para mí tengo que son muchos menos de los que lo dicen. Porque en realidad muchos de los que lo dicen es porque en realidad no quieren decir a quien van a votar. Que es otra y muy diferente cosa. Vamos, que decidido lo tienen, aunque también hayan tenido tentaciones. Pero en su fuero interno ya las han rechazado o caído en ellas.

Saben bien lo que van a hacer, pero prefieren no darle tres cuartos al pregonero. Y habremos de reconocer que en su derecho están, aunque tengan a encuestadores y ya no te digo a los políticos en el peor de los sin vivir.

Mi teoría del indeciso, del que en realidad no lo es, se sustenta en algo más que una impresión personal. Es evidente que hay una renacida pasión por la política y que todo indica que muchos, que anteriormente no lo quisieron hacer, esta vez van a ir a votar. ¿Y me quieren explicar cómo gente que tiene decidido ir a votar resulta que no sabe a quien hacerlo? ¿No les parece un tanto raro y contradictorio? A mí desde luego que sí.

A lo que no acabo de llegar, ni yo ni nadie, es a quién tiene decidido dar su voto ese falso indeciso. Ello supondría tener las claves de lo que va a suceder el domingo y desde luego ni lo intento. Pero sí hay algo que me atrevo a apuntar. Es el acérrimo, de un costado o del otro, quien clamorea su voto y hace de esa exposición compromiso militante. Los más templados no suelen andarlo pregonando. Pero a la hora de la verdad ese voto, que unos llaman indeciso y otros llamamos oculto, vale exactamente igual.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Teoría del falso indeciso