Opinión / Como periodista lleva ejerciendo desde los 18 años en que comenzó en el diario Pueblo. Ha trabajado después entre otros medios como Mundo Obrero, Tiempo, El Globo y la Cadena Ser.

Cáscara y almendra

Por Antonio Pérez Henares 12 octubre, 2015 - 18:09

Dicen los sondeos que los podemitas se han pegado contra los alambres y que Rivera está en un tris de entrar en la liza por la Moncloa. Lo de Iglesias no dejaba de ser previsible porque era bastante obvio que en cuanto empezara a vérseles el pelaje y el personal a pensar que por darle una patada a todo se la acababan por dársela a ellos mismos iban a entrar en caída libre.

Como parece que está sucediendo con la inestimable ayuda además de su engreído líder que pocas veces se ha visto en política alguien tan fatuo y ensoberbecido como este personaje.

La ruptura con IU, a quienes quería hacer pasar por humillaciones imposibles puede haber destruido lo que tan solo hace meses se veía posible, el soprasso de la izquierda radical a los socialistas. Pablo Iglesias "segundo" ha acudido en ayuda de quien fuera el fundador de los otros y le ha hecho un gran favor con sus torpezas que ahora se remarcan en los púlpitos televisivos donde medraron. Siguen teniendo trato de privilegio pero las gentes ya están hartas de que les den incienso y les pongan alfombras. La ultima de entrevistarse entre ellos ha llevado al recochineo generalizado. Y lo peor: ya no dan share.

Lo que ha pasado en realidad es que cuando se ha ido desbrozando un poco la verborrea la cosa ha quedado en humo, ha resultado en el fondo que toda su revolución era no ir a las procesiones, colgar cartelitos en la fachada municipal, borrar nombres en pabellones deportivos, cambiar los de las calles y ponerse estupendos y no ir a la recepción del Jefe del Estado, el Rey, el día de la Fiesta Nacional, lo que le ha servido a la alcaldesa de Madrid para desmarcarse y acudir hasta al desfile militar. Pero ese juego también tiene las patas cortas. La tropa "carmenita" ya se encarga de descubrir el engaño.

En suma, que los podemitas han resultado mas cáscara y cascarón que almendra y sus amenazas ,tic-tac, suenan hoy risibles y sus pretensiones de asalto celeste y de debate de estado de la nación paralelo resultan una pantomima esperpéntica. Sacarán sus escaños pero su papel no parece que vaya a ir mucho más allá que de comparsa.

Que es el que no dejamos de atribuir de continuo a Ciudadanos. Es eso de ¿con quien va a pactar usted para darle la Moncloa?. Y Rivera que no quiere decir, claro, ni pio. El otro día se lo preguntaba el mismísimo Pedro Sánchez, en una ya indisimulada petición de relaciones, aunque es sabido que por el poder el PSOE se encama con quien sea, de Revilla a la CUP.  Y los hechos están ahí como demostración con tal de alcanzar el poder. A cualquier precio, aunque su dirigente máximo enfatice precisamente en que NO será así. Es que es así.

Pero es que resulta que esa eterna pregunta Rivera de de quien será usted muleta y sostén empieza poder dar un giro de 180 grados. ¿Y si no es Ciudadanos quien ha de pactar sino otros los que pacten con el? Resulta todavía poco probable pero demoscópicamente, o sea los sondeos saltimbanquis, la posibilidad comienza a aflorar. O sea, que el sorpasso al bipartidismo viene por el centro. Yo aún no me lo creo, y sé que los propios interesados realizan un serio esfuerzo para no caer en euforias que se conviertan luego en desgarros, pero no deja de resultar atrayente el ir sondeando la posibilidad.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cáscara y almendra