• martes, 13 de abril de 2021
  • Actualizado 19:42

 

 
 

Opinión / In foro domestico

Un respeto a San Fermín y más a las personas.

Por Ángel Luis Fortún Moral 08 febrero, 2021 - 9:29

Como si se tratara de divinos tratando de ocupar el mejor puesto en el encierro, en la semana del segundo peldaño de la escalera se ha podido asistir a un bochornos enfrentamiento en torno al Chupinazo de los no Sanfermines.

Procesión celebrada en honor a San Fermín en su día grande durante las fiestas de 2019. PABLO LASAOSA 46
Procesión celebrada en honor a San Fermín en su día grande durante las fiestas de 2019. PABLO LASAOSA

¿Quién tiene la competencia para anunciar que se suspenderán?, ¿Se suspenderán? y ¿cuándo debe anunciarse? Compito yo antes que tú, que me compete la competencia. Ridículos.

Estimada Presidenta y estimado Alcalde, esto que se hizo el día 2 de febrero, también son los Sanfermines.

Siguen reduciendo la fiesta al modelo (tal vez herido de muerte) de masificación y consumo sin límites. Las fiestas de San Fermín se celebraban antes de Hemingway, incluso antes de las corridas de toros tal y como las conocemos. Y depende de nosotros hoy que sobrevivan, o no, a las generaciones siguientes. Aunque tienen algo de espontáneo (capotico le llaman algunos) que le ha dado vida propia, más allá de organizaciones institucionales.

Resulta muy preocupante que, tras esa idea (Sanfermines sí, Sanfermines no, compito yo, no compitas tú), los mandamases sigan pensando que esta pandemia escampará, sin más, un día de estos. Desaparecerá y podremos volver a derrochar salud y energía como si no costase. ¿Aún no se han dado cuenta de que nos está pasando por encima una devastadora catástrofe que va a requerir cambios radicales, al menos, a corto y medio plazo?

Por supuesto para este verano no tendremos, ni de lejos, la inmunidad de grupo, lo que afecta seriamente a los plantes “tradicionales” de Sanfermines. ¿Acaso creen que la tendremos en 2022? Dicho de otro modo ¿están haciendo algo para que la tengamos en 2022?

Matemáticas. Anuncia La Moncloa que desde el comienzo de la pandemia se han realizado 23’5 millones de PCR.

Para alcanzar la inmunidad de grupo se estima que es necesario vacunar al menos al 70% de la población. Eso son 67 millones de pinchazos. ¿Cuándo se llegará a esa cifra? 

Resulta escalofriante que quienes pilotan las instituciones, después de casi un año, sigan manejando la idea de que cualquier día de estos nos despertaremos como de un sueño y todo volverá a ser como antes. Que ni siquiera dediquen un mínimo esfuerzo a plantear alternativas.

No hace tanto, las gentes de Pamplona y gran parte de Navarra, ahorraban todo el año para gastarlo en las fiestas grandes. No hace tanto que se guardaba para San Fermín. Seguramente eran las únicas vacaciones que podía permitirse la mayoría.

Luego dio para San Fermín y vacaciones. Y poco a poco para vacacionar casi cada fin de semana. Justo antes de la crisis de 2007, casi cada fin de semana se sanfermineaban calles y bares los jueves, viernes y sábados. Claro que sería fantástico que volvieran aquellos tiempos.

Pero la crisis económica y el cambio generacional acabaron con aquello y, posiblemente, con el modelo heminguayano de Sanfermines. Por contra, Pamplona vino experimentando la creciente afluencia turística durante todo el año. La generación baby boom que lo abarrotaba todo durante su infancia y juventud, ahora se pasea sosegadamente con sus criaturas.

Con la pandemia todo está patas arriba. Pero el modelo ya estaba tocado antes. ¿Siguen empeñados en resucitarlo? Dense cuenta de una vez que la población mundial, ya no sólo la de Navarra, España o Europa, está envejecida. Hay menos jóvenes en el mundo que hace 25 años. Y la pachanga nonstop la petaron quienes hoy estamos entre los cuarenta y sesenta.

Y, por último, y no por ello menos importante. En medio de los dramas personales y familiares que azotan Pamplona y Navarra, ¿riñen sobre los sanfermines? ¿de verdad? ¿En serio creen que la ciudadanía a la que gobiernan les preocupa en este momento el encierro o las corridas de toros, cuando hay familias que llevan desde octubre sin cobrar del SEPE, la cesta de la compra creciendo sin control, desahucios y endeudamientos bancarios.

Es para echarse a llorar que no hayan tomado ninguna iniciativa para detectar la realidad de las personas sobre las que tiene la responsabilidad pública. ¿Saben cuántas familias se encuentran hoy en Pamplona y en Navarra en riesgo de exclusión social? Ni se han molestado en indagarlo. Como la avestruz, mientras no lo vea no existe.

Cuando pase este tsunami habrá mucha pobreza. Posiblemente la economía se active como un resorte. Pero la brecha socioeconómica será enorme, similar a la de la postguerra. En 2018 la brecha se estimaba en el 34% de la población. Era la huella de la crisis de 2007. La de ahora puede ser aún peor, en cantidad y en profundidad. Más familias pobres y mucho más pobres. ¿Y lo importante es discutir sobre los Sanfermines de 2021?


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un respeto a San Fermín y más a las personas.