Opinión / Desde Baluarte

Toda la música es suya

Por Ana Ramírez García-Mina 05 octubre, 2018 - 8:12

La joven derrochó su versatilidad sobre las tablas del teatro Gayarre en su primer concierto como cantante en Pamplona tras salir de Operación Triunfo.

Concierto de Amaia Romero, acompañada por The Free Fall Band, en el Teatro Gayarre de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY
Concierto de Amaia Romero, acompañada por The Free Fall Band, en el Teatro Gayarre de Pamplona. IÑIGO ALZUGARAY

El aplauso era cerrado, lleno de ovaciones, y el concierto todavía no había empezado. Amaia Romero entró al escenario vacío del Teatro Gayarre y, sin decir nada, se dirigió al piano para tocar los primeros acordes de la noche: el Basin Street Blues, popularizado por Louis Amstrong. En la voz de la ganadora de Operación Triunfo 2017, sonaba diferente, dulce, y con todo el carácter de llanto del blues.

La primera parte del concierto de Amaia en Pamplona se redujo a su voz y el piano. Un formato en el que la voz de la pamplonesa destaca como nunca. Siguieron un original Losing You (Randy Newman) y Alfonsina y el mar, una zamba sobre la muerte que la joven cantante domina en todos sus versos; los que le quiebran la voz y los que susurra al micrófono.

El Zorongo gitano que García Lorca arregló para voz y piano desveló el control que Amaia tiene sobre el teclado. Mientras se sumergía en los giros y quejíos del flamenco, se acompañaba a sí misma con ritmos gitanos. No saludó hasta entonces, cuando The Free Fall Band, que la ha acompañado en el Teatro Real de Madrid y en el Primavera Sound, entró al escenario.

El repertorio de Amaia Romero es impredecible. Nancy Sinatra, The Beatles, Broken Bells o Maluma. Comenzaron con su Bang Bang, introducido por un clarinete que iba entregando la melodía al teclado o la guitarra. Todo llevado al terreno de la cantante, donde no importa si está interpretando a Mercedes Sosa o a Arcade Fire, porque toda la música es suya.

Siguieron Tuyo, de la serie Narcos, y un She’s leaving home (The Beatles) con aire funky de guitarra. Las palmadas en las butacas se hicieron inevitables con Felices los cuatro, de Maluma, que la pamplonesa cantó y bailó con un ritmo casi reggae al teclado.

Las canciones avanzaron en una intensidad creciente. Amaia tomó el ukelele para In the aeroplane over the sea (Neutral Milk Hotel), después de The High Rode (Broken Bells), para llegar a un disonante y peculiar Video Games, de Lana del Rey.

La cantante desplegó toda su voz en Reflektor, de Arcade Fire, mientras sujetaba el micro con una mano y con la otra, tocaba el piano. Para el final, la canción que le convirtió en la ganadora de la edición 2017 de Operación Triunfo, que interpretó sola, como en la última de las galas: Miedo, de M-Clan. A pesar de lo acogedor del Gayarre y la naturalidad de la pamplonesa, no se respiró una especial complicidad con el público.

Antes de la propina (Porque te vas, Jeanette), que se pedía a gritos, Amaia Romero agradeció a su ciudad natal la asistencia al concierto. Anunció la última canción, y al escuchar las quejas, respondió como siempre sincera: “Jo, qué ilusión, muchas gracias. O sea, que os ha gustado”. Y un “sí” al unísono emergió de las butacas del Teatro Gayarre.

FICHA

Jueves, 4 de octubre, a las 20.30 h en el Teatro Gayarre. Concierto de Amaia Romero y The Free Fall Band. Jan Bosch (guitarra y voz), Marc Salicrú (percusión), Xavier Arminyana (teclados y metales), Raúl Juan (guitarra), Iván Narvaiz (bajo) y Marc Rodríguez (teclados).

Aforo completo.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Toda la música es suya