Opinión / Desde Baluarte

Salvador Sobral inaugura la temporada del Museo Universidad de Navarra

Por Ana Ramírez García-Mina 30 septiembre, 2018 - 10:38

Crítica del concierto del portugués Salvador Sobral en el Museo de la Universidad de Navarra el jueves 27 de septiembre de 2018. 

Actuación del cantante portugués Salvador Sobral, ganador del festival de Eurovisión 2017. MIGUEL OSÉS_6
Actuación del cantante portugués Salvador Sobral, ganador del festival de Eurovisión 2017. MIGUEL OSÉS_6

“Es curioso que todos estemos aquí por esta canción. Le debo la vida… Bueno, mejor esta canción que otra; pobrecito el que le dé su vida a Despacito”. Tras interpretar su Amar pelos dois, Salvador Sobral arrancó las risas y el aplauso cerrado del público del Museo Universidad de Navarra.

La canción que le valió el primer puesto en el Festival de Eurovisión 2017 llegó tras un repaso a su álbum Excuse Me, el primer trabajo del cantante y compositor portugués tras recuperarse de un trasplante cardíaco, que presentó en Pamplona con un concierto.

Sobral canta como si nadie lo estuviera mirando. Su presencia en el escenario es única; se sienta de espaldas al público mientras escucha un solo de piano, toca un bajo invisible (como si no supiera qué hacer con las manos) o desaparece entre bastidores mientras la música se desarrolla.

Su voz no se distingue por tener una gran presencia. Es aguda, con un vibrato muy rápido y un timbre dulce. Al menos, así fue como conquistó el festival de la canción europea. Por eso no dejó de sorprender al público del Museo Universidad de Navarra cuando se quebraba al modo de los cantantes de blues, alcanzaba una textura parecida a la del canto lírico u operístico, imitaba los sonidos guturales africanos o rapeaba con la cabeza metida en el piano de cola.

Todas estas facetas de Sobral, junto con sus músicos, recorrieron el swing, el jazz, los boleros y la bossa nova en un alarde de talento musical y vocal. El pianista y coproductor del disco, Júlio Resende, introdujo en sus solos, e incluso en el swing más clásico, los ritmos latinos del bolero, el fado o la bossa nova.

El lenguaje del pianista fue moderno e innovador. Su composición sobre un poema de Fernando Pessoa (Préssagio), comenzó con un solo minimalista. Resende pinzó las cuerdas del instrumento con la palma de la mano, de modo que el piano adquirió un timbre parecido al de una guitarra.

El tema, cíclico, fue ganando fuerza hasta que Sobral acabó gritando, corriendo por el escenario, con un registro sorprendentemente grave en el que se encontraba cómodo. La percusión de Bruno Pedroso resultó demasiado intensa en el comienzo del concierto. Su volumen superaba al de la voz, el contrabajo y el piano.

En Cerca del mar, uno de los últimos sencillos de Sobral, Pedroso tocó con las palmas de las manos y mostró una gran habilidad para dialogar con el cantante y el resto de los músicos. En su versión de Ela disse-me assim, uno de los momentos más emocionantes del concierto, el contrabajista André Rosinha colmó el auditorio con un solo redondo y una melódica bellísima.

Durante todo el concierto, Rosinha se fundió con el resto de la banda en una línea de bajo potente y original.

Siguieron temas del nuevo disco de Sobral, Mano a Mano, Nem Eu, y Ay Amor, de Bola de Nieve. El portugués comenzó declamando los primeros versos, desesperado, para alcanzar la serenidad en su diálogo con el piano. Y cerró susurrando: “Si sólo queda en mí dolor y vida, ay amor, no me dejes vivir”.

Como propina, el músico improvisó un peculiar Uno de enero al piano y, al despedirse, pidió al público de Pamplona que se levantara para cantar junto a él unos versos en portugués: “No corpo e na alma, estava o coraçao”. Parece que el talento honesto de Salvador Sobral emana de ese mismo lugar.

FICHA

Jueves, 27 de septiembre, a las 19:30, en el Museo Universidad de Navarra.

Concierto de Salvador Sobral, presentando su último álbum, Excuse Me, clásicos de la bossa nova y el fado.

Piano: Júlio Resende. Contrabajo: André Rosinha. Percusión: Bruno Pedroso.

Incidencias: Aforo completo


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Salvador Sobral inaugura la temporada del Museo Universidad de Navarra