Opinión / Desde Baluarte

Del Guadalquivir al Mississippi: Chano Domínguez clausura el Flamenco on Fire

Por Ana Ramírez García-Mina 31 agosto, 2020 - 16:15

Crítica del concierto ofrecido el domingo 30 de agosto en el auditorio de Baluarte por Chano Domínguez, dentro del ciclo de conciertos de Flamenco on Fire.

Chano Domínguez y la Orquesta Sinfónica de Navarra protagonizaron la última noche del Flamenco on Fire. MIGUEL OSÉS
Chano Domínguez y la Orquesta Sinfónica de Navarra protagonizaron la última noche del Flamenco on Fire. MIGUEL OSÉS

Las raíces del flamenco todavía son un misterio. Se sabe que nació en Andalucía, claro, pero no mucho más. La tesis extendida entre los musicólogos es que el flamenco surgió de la riqueza cultural del sur de España. Morisca, sefardí y gitana. Incluso hay algunos investigadores convencidos de que el origen de la palabra se encuentra en una expresión árabe que significa “campesino sin tierra”.

El cante jondo que hoy nos llega parece lamentarse. Y las tres culturas que supuestamente lo pergeñaron tuvieron algo en común: durante cientos de años, fueron perseguidas. En la historia de la música, ha habido otros “campesinos sin tierra” que pusieron la primera piedra de una música dotada de cierto “quejío”: el blues. En el sur de Estados Unidos, el antepasado musical del jazz nació del lamento de esclavos sin tierra, obligados a trabajar la de otros.

Si un hilo unió alguna vez el Guadalquivir con el Mississippi es el de una música humilde y compleja que sirve para la pena, la rabia o la fiesta. En el Auditorio Baluarte, Chano Domínguez conectó “Cai” con Nueva Orleans a través de sus obras. El pianista de jazz-flamenco clausuró la séptima edición del Flamenco on Fire con uno de los conciertos más interesantes del festival.

El flamenco es un género que acoge la fusión como ninguno. Y el jazz es una forma de entender la música que tiende a mirar a otras, a encontrar referencias en cualquier lugar del mundo y hacerlas suyas. Esa es la esencia del trabajo de Chano Domínguez. Mirar desde el jazz al flamenco, al cante y los palos, para integrar y respetar su carácter.

En el Auditorio Baluarte, el quinteto de Domínguez (piano, batería, contrabajo, cajón flamenco y cante) interpretó con la Orquesta Sinfónica de Navarra (OSN) la suite De Cai a New Orleans, en tres movimientos. Es una obra que el pianista estrenó en Nueva York, en el año 2003. La OSN, bajo la batuta de Oliver Díaz, acompañó al quinteto con una orquestación algo impresionista. Las melodías sinuosas del piano, replicadas con gusto en la cuerda y en el viento madera, recordaron al lenguaje orquestal de Falla o Turina, otros grandes compositores que supieron atrapar el sabor del folclore.

Por eso fue más curiosa todavía la fusión. Se sucedieron con naturalidad el formato de trío de jazz, el swing caminante, la bulería, el cajón flamenco y el cante. En esta suite,  Chano Domínguez demostró poseer una técnica de concertista clásico. En la forma de constuir sus intervenciones, se escucharon texturas de pianista romántico. O las melodías imbricadas de Chopin sobre la atmósfera del jazz y la cadencia andaluza.

El Blues por Seguiriyas encarnó la unión perfecta entre el quejío y el canto afroamericano. De nuevo, la cuerda con sordina y la presencia de la flauta travesera crearon un ambiente de ensueño. Después, el ritmo de la seguiriya emergerió del cajón flamenco en diálogo con la batería y en el colchón armónico de cadencia andaluza que se escondía en las manos del pianista. Fue sobrecogedor el cante de Blas Córdoba acompañado por la orquesta sinfónica, una fusión de sonidos y tradiciones poco habitual, que conserva su originalidad.

En la segunda parte del concierto, los músicos del quinteto brillaron juntos y por separado. Chano Domínguez inició la sección con una pieza para piano solo. Sobre el mismo bajo, fue construyendo todas las sonoridades posibles: la del jazz latino con algo de Bebo, la de la guitarra española con su trémolo y la del blues de Nueva Orleans.

El contrabajista Pablo Martín también supo recoger, desde el jazz, los sonidos del mundo. Entre el walking bass, el diálogo con la percusión y el protagonismo de un sonido hondo y dulce, que jugó con todos los miembros del quinteto. Y en sus solos, no hubo más evidencia que la de estar ante un contrabajista virtuoso y un músico elocuente. En el cajón flamenco, José Córdoba (“El Mosquito”) irrumpió en varias ocasiones con unos solos sobre los palos flamencos, combinados a la perfección con la batería de jazz de Michael Olivera.

El tema que cerró el concierto no pudo ser más acertado. Fue una versión del clásico Blue in Green, del álbum más importante de la historia del jazz: Kind of Blue, de Miles Davis. Como comentó Chano Domínguez, todavía existen dudas sobre su autoría. Algunos creen que no fue Davis quien lo compuso, sino el pianista Bill Evans. Con el que, por cierto, Domínguez comparte cierto sonido cristalino y melancólico en el piano.

La reinterpretación de Chano Domínguez sobre el Kind of Blue le valió una nominación a los Grammy. Dentro del disco, Blue in Green es el aria del jazz modal. Su melodía es incisiva, su armonía es estática y circular, casi obsesiva. Chano Domínguez le puso letra con unos versos de Rafael Alberti (“En un verso de ocho sílabas /¿qué no cabrá, /si es una y tan sólo en ella / cabe el mar?”) en la voz del cantaor Blas Córdoba.

Adivinar una de las melodías más revolucionarias del jazz en un cante flamenco fue la guinda de esta fusión. Del swing a la bulería, de Alberti a Miles Davis, del Guadalquivir al Mississippi. El quinteto de Chano Domínguez miró al flamenco desde el jazz y el resultado fue uno de esos conciertos que dejan un poso de tristeza solo porque se acaban.

Concierto enmarcado en la séptima edición del Flamenco on Fire. Domingo, 30 de agosto del 2020 a las 21.30 horas en el Auditorio Baluarte. Chano Domínguez (piano), Michael Olivera (batería), José Córdoba “El Mosquito” (cajón flamenco), Pablo Martín (contrabajo), Blas Córdoba (cante y palmas). Orquesta Sinfónica de Navarra, dirigida por Oliver Díaz. Programa: De Cai a New Orleans, Jacaranda, Mi prima de riesgo, Colombiana, Blues por Seguiriyas, Descarguita por bulería, Blue in Green. Todas ellas, obras de Chano Domínguez.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Del Guadalquivir al Mississippi: Chano Domínguez clausura el Flamenco on Fire