Opinión / Periodista y dibujante cristiano. Trabaja para las Hermanas Oblatas del Santísimo Redentor, imparte clases de Diseño de Videojuegos en la Universidad de Navarra y cada fin de semana presenta el programa Implicados en Navarra TV. También dibuja viñetas para Buigle.net y Religión Digital.

Los VIP de Dios

Por Alejandro Palacios 19 mayo, 2016 - 7:53

Rubén está calado hasta los huesos. Bajo un paraguas que le cubre medio cuerpo, pasa la mañana del domingo sentado en un banco del Parque de la Bombilla, en Madrid.

Le han prometido que hoy le traerán una gran tableta chocolate. Y sabe que así será, pues Nieves y los chavales que le acompañan no suelen fallar.

Llueve a cántaros en Madrid. Son las 9:00 de la mañana de un domingo en el que, debido al mal tiempo, las aceras de la capital están prácticamente desiertas. En el Centro Comercial Príncipe Pío, en un gran hall que hay situado junto al Supercor, varias personas sin hogar se reúnen en grupos, resguardándose de la lluvia.

Haga sol o truene, también en una de las entradas del centro comercial, Nieves Crespo, salesiana y misionera en Etiopía, se reúne con varios jóvenes del CES Don Bosco y con algunos voluntarios más provenientes de otros ambientes. La salesiana capitanea este pequeño grupo que, las mañanas de los domingos, se dedica a dar de desayunar y, principalmente, acompañar a estas personas que deambulan en las zonas cercanas a la estación de Príncipe Pío. Centro comercial, calles colindantes, un puente del Manzanares, Parque de la Bombilla, un punto de reparto de metadona… son los lugares que recorrerán a lo largo de la jornada.

No es una actividad que vaya a salvar el mundo. Pero cuenta. No sin razón se llama “Granito de arena” una de las plataformas que coordina estos voluntariados en Madrid.

Se les llama de diferentes maneras, pero realmente estas personas sin hogar son lo que Francisco denomina como “descartes” de la sociedad. Muchos huelen a vino desde las 9 de la mañana, la mayoría no están bien aseados, unos son menos educados que otros, y no son el perfil de “pobre” con el que te sacarías una foto para subirla en Facebook. Este tipo de acción tiene menos postureo en redes sociales. Aquí no existe el peligro del “turista del tercer mundo”.

En este contexto, es bueno preguntarse, ¿qué mueve a estos jóvenes a emplear el domingo en esta historia? Podría ser echar el día con amigos, pero no lo creo. O hacer esta acción para “sentirse realizado”, pero tampoco parece que sea eso. O porque son cristianos y “toca hacerlo”; pero no, no son de ese perfil de creyente. Puede ser también el carisma de Nieves, pero ni siquiera esto es suficiente.

Personalmente, creo que lo que les mueve es la certeza que tienen todos, más creyentes o menos, de que Dios se encuentra aquí. Les mueve comprender, en vivo y en directo, que son precisamente estas personas “descartadas”, y no los obispos ni cardenales, quienes tienen las verdaderas llaves del Cielo. Les mueve saber que están ante los VIP* de Dios.

                                                     

*VIP: Very Important People. Expresión que se emplea en diversos ámbitos para designar a personajes (políticos destacados, famosos, empresarios...) que requieren una atención especial en un evento o fiesta.


  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Los VIP de Dios