• domingo, 26 de junio de 2022
  • Actualizado 18:13

Blog / Cartas al director

En defensa de la Policía Foral: no hay nada que celebrar

Por La voz de los lectores 09 junio, 2022 - 9:49

Carta enviada por José M. Martínez Pasamar (APF) y Francisco Javier Tarazona (CSIF).

Un agente de la Policía Foral con mascarilla en los soportales de una céntrica calle de Pamplona EUROPA PRESS
Un agente de la Policía Foral con mascarilla en los soportales de una céntrica calle de Pamplona EUROPA PRESS

Era inevitable. Hemos esperado hasta el último momento para no trasladar a la  opinión pública el conflicto laboral que se vive en nuestro colectivo, pero al fin,  la mayoría de la Comisión de Personal de la Policía Foral, compuesta por los  sindicatos APF y CSIF-SPF, nos hemos visto obligados a convocar una nueva concentración este sábado, 11 de junio, en Pamplona.

Al mismo tiempo, hemos solicitado a nuestros compañeros que se abstengan de participar en  cualesquiera de los actos previstos por el día de nuestro Patrón. Una decisión  esta que nos ha costado tomar —ya que nos hubiera gustado acompañar a  quienes han sido felicitados por su labor profesional—, pero que hemos considerado necesaria ante una situación que entendemos insostenible. 

Las causas que nos han llevado a esta situación son numerosas pero, por no  aburrir, las concretaremos en la falta de personal en la práctica totalidad de las  unidades y comisarías; las promesas incumplidas respecto a las competencias  de Trafico y las nuevas instalaciones de la comisaría de Pamplona; y el  desbarajuste organizativo en la aplicación del adelanto de la edad de  jubilación.

Aunque por fin, a fecha 1 de junio de 2022 se han podido jubilar  algunos compañeros que podían haberlo hecho el día 1 de enero, aún  estamos esperando la instrucción oficial de la Consejería de Interior en la que  se confirme a nuestro colectivo cuáles son las condiciones y el procedimiento  para solicitar nuestra jubilación. 

Como último punto, pero no por ello menos importante, reseñamos la falta de  desarrollo reglamentario de la Ley 23/2018 de las Policías de Navarra. Así,  mientras los policías forales y los sindicatos firmantes de la presente  convocatoria hemos hecho nuestro trabajo, con aportaciones y alegaciones a  los borradores de distintas disposiciones legales que se nos han entregado, tanto el consejero como la directora general de Interior no han hecho más que  impedir la tramitación de las mismas, incumpliendo los plazos a los cuales se  habían comprometido, dando la callada por respuesta o rechazando contestar  a los escritos remitidos.

En esta línea de actuación situamos esa falacia de la  habilitación legal que dicen necesitar para acometer el desarrollo del nuevo reglamento de jornada y retribuciones, y que en realidad no es más que un  obstáculo legal que se han sacado de la chistera para justificar su falta de  voluntad política. 

El resultado, como puede deducirse, no puede ser más desolador, pues en  estos tres años de legislatura la Consejería de Interior, en un trato que puede  considerarse despectivo y hasta humillante, no ha tramitado ni uno sólo de los  diecisiete reglamentos —diecisiete— recogidos en esa Ley 23/2018, de  manera que el mismo Gobierno es quien incumple de manera flagrante la norma aprobada por el Parlamento de Navarra.

La Policía Foral se convierte así  en la única policía estatal o autonómica que desarrolla su trabajo sin la debida  cobertura reglamentaria, y en la que los policías forales tienen unas  condiciones laborales inferiores a las del resto de cuerpos policiales que  trabajan en Navarra. Si a todo ello se le suma la carga de trabajo que, según  los Informes de Criminalidad de los últimos años venimos soportando, y la  referida falta de medios humano y materiales, se entenderá el desencanto y la  frustración que impera en nuestro colectivo. 

En definitiva, por la absoluta inacción de la Consejería de Interior en estos tres  años de mandato y por el nulo compromiso que han demostrado para con el  colectivo al que representamos, desde la Comisión de Personal pedimos la  dimisión de los máximos responsables de la Consejería de Interior y exigimos  al Gobierno de Navarra que sustituya con urgencia a dichos cargos por  personas que muestren voluntad y capacidad de trabajo para afrontar los  graves problemas que padece la Policía Foral.

Carta enviada por José M. Martínez Pasamar (APF) y Francisco Javier Tarazona (CSIF).

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
En defensa de la Policía Foral: no hay nada que celebrar