Blog / Cartas al director

El acoso a Pablo Iglesias

Por La voz de los lectores 22 agosto, 2020 - 12:32

Carta enviada por Salvador Ulayar, hijo de Jesús Ulayar, alcalde de Etxarri Aranaz asesinado por la banda terrorista ETA. 

Supuesta pintada contra Pablo Iglesias que Podemos ha vendido como el mayor acoso de la democracia a un político.
Supuesta pintada contra Pablo Iglesias que Podemos ha vendido como el mayor acoso de la democracia a un político.

Pablo Iglesias denuncia que recientemente ha abandonado sus vacaciones en Asturias debido al acoso al que la "extrema derecha" ha sometido a su familia.

Una prueba sería la fotografía, parece que retocada, de una pintada situada sobre el asfalto -COLETAS RATA- en una carretera a cerca de cuarenta kilómetros de su residencia de veraneo. Vamos, que ni sus propios escoltas ni la Policía hayan notificado ningún hostigamiento al vicepresidente.

Iglesias, de extrema izquierda bolivariana y boca prolija, ha sembrado su biografía con frases que ahora le van dejando en pelota de forma asombrosa. Así, los escraches -es decir, los acosos sufridos por los demás- eran jarabe democrático, ¿recuerdan?; hay que naturalizar el insulto en política, decía hace poco; a los delincuentes proetarras que en Alsasua hostigaron y machacaron a dos guardias civiles con sus novias, los denomina los chavales de Alsasua, pobrecitos.

Ojo, en el socialismo navarro también encontraron apoyo. Para qué seguir. Iglesias y compañía han legitimado el acoso al oponente hasta en su vida privada. Sembraron vientos y ahora dictan dónde están los límites de esos aires, ¡ja!: a quién, con qué intensidad y dónde. Ellos, como todos los totalitarios que han sido y serán, encarnan el pueblo y se sienten autorizados para dictar las reglas. Añádase la máxima de Lenin, aquel asesino de masas: la mentira es una herramienta revolucionaria.

Las patochadas tramposas de estos personajes y sus coros pretendiéndose víctimas me pudren la sangre; indigna a quienes hemos sufrido durante décadas el hostigamiento a manos de los cómplices de la ETA, sus amigos y hoy socios del gobierno de PSOE y Podemos, siendo el asesinato de mi padre ante mis ojos adolescentes la cumbre de la maldad.

No tengo para olvidar la charla de Iglesias en una herriko taberna pamplonesa con laudatorios comentarios sobre el papel de los asesinos de mi padre en la Transición, blanqueando así el hostigamiento etarra sobre Ulayar. Aunque la pareja Iglesias y Montero no lo sospechen, Jesús Ulayar también tenía hijos: cuatro, que no contaron con veinte guardias custodiando el domicilio. Iglesias y sus amigos proetarras, son el acoso, la amenaza a las libertades construidas en la Transición.

Odian las democracias occidentales como la española que permiten nuestro modo de vida, la libertad del individuo o el imperio de la Constitución. Nosotras, las víctimas de sus socios, pagamos un alto precio en el alumbramiento de la democracia.

Por eso me es tan doloroso que quieran destruirlo todo, que no mejorarlo, lo cual sería deseable. Por eso me hiere que tanto español de bien, ciudadano de a pie, crea inocuos los juicios temerarios, de barra de bar, sobre la Transición, una obra que se puede y debe perfeccionar, cómo no, día a día. Fíjese el ciudadano qué fomenta su consideración simplemente destructiva y a quiénes alimenta. Por sus obras los conoceréis: Venezuela, Bolivia, Nicaragua... Aprovechar la democracia para eliminarla desde dentro. Mientras, el doctor Sánchez, ese psicópata político, tiene avión Falcon en que transportar su hato de inmoralidades.
 

Salvador Ulayar, hijo de Jesús Ulayar, alcalde de Etxarri Aranaz asesinado por la banda terrorista ETA. 

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El acoso a Pablo Iglesias