• sábado, 15 de mayo de 2021
  • Actualizado 17:01

 

 
 

Blog / La Claqueta

X-Men, el 'apocalipsis' de la saga

Por Santi Irurtia 04 junio, 2016 - 11:32

X-Men, Apocalipsis
X-Men, Apocalipsis

La nueva película de los X-Men, Apocalipsis es el octavo título de la saga y la cuarta dirigida por Bryan Singer. Singer dirigió las dos primeras y la última, Días del Futuro Pasado, las tres de manera muy exitosa. El resto fueron pasando sin pena ni gloria por diferentes directores hasta que llegó Primera Generación (5ª), con un nuevo elenco que revivió la saga.

Esta es la cuarta película de superhéroes del 2016, una racha que acabará (esperemos) con Escuadrón Suicida. Estamos viviendo una verdadera saturación de este género y con la excepción de Deadpool (8,2 en Imdb y la película restringida para mayores de 16 años más taquillera de la historia), ninguna ha aportado ninguna novedad, ni ha sido alabada por la crítica, aunque todas se han acercado o pasado el billón, con B, de dólares en la taquilla.

En esta entrega vemos al grupo enfrentarse al primer mutante de la historia y el más poderoso, Apocalipsis que había estado ausente durante los últimos siglos, ahora se ha levantado y no le gusta cómo funciona el mundo. Por eso elige a otros cuatro mutantes para llevar a cabo un plan que cambie el orden del planeta.

La mayor decepción de esta película para los fans de las primeras es lo alejada que se encuentra de ellas. X-Men 1 y 2  renovaron  el género como lo hizo en su día el spaghetti western con el western clásico, quitándole pomposidad, afeando a los personajes y siendo más realista. Ya no eran héroes aclamados por la gente sino mutantes, personas marginadas.

Por todo esto cuando veo en Apocalipsis la destrucción de una ciudad entera que al parecer está deshabitada no puedo entenderla como una película de X-Men sino como un producto hecho para competir con Los Vengadores en cuanto a destrucción. La película se sigue sosteniendo sobre lo mejor de los X-Men, la relación de amigos/enemigos que hay entre Xavier y Eric o Magneto que tan bien ha estado siempre construida. Ambos mutantes pero con visiones diferentes. El primero un telépata, James McAvoy, que ha tenido siempre cierta estabilidad en su vida. El segundo y más interesante es un judío superviviente de los campos de concentración que controla el metal y que no comparte la visión optimista de Xavier sobre el ser humano. Otros aspectos  positivos los encontramos en la elección de los nuevos actores, estrellas nacientes como Sophie Turner (Juego de Tronos), Tie Sheridan (El Árbol de La Vida) y Evan Peters (American Horror Story) que vuelve a participar en la mejor escena como Quicksilver como ya lo hizo en Días del Futuro Pasado con una estupenda secuencia a cámara lenta

El director sabe que la relación Eric-Xavier es lo más potente de la historia y decide explotarlo una vez más pero pese a los intentos de los actores esta relación empieza a resultar un bucle repetitivo.

Bryan Singer no es un mal director, cuenta con una de las películas mejor criticadas de la historia, Sospechosos Habituales, pero en esta cinta no solo ha metido la pata haciendo una de sus peores películas sino que además la utiliza para burlarse de otros directores de la saga, explícitamente u omitiendo tramas de las anteriores.

Como muchas películas hechas para el gran público, si a los espectadores no les importa que algunas escenas no sean del todo coherentes, creo que se divertirán con la batalla final, a la que se dirige y sostiene toda la película, con todo volando de un lado para otro pero dudo que alguien sea capaz de tomársela en serio.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
X-Men, el 'apocalipsis' de la saga