Blog / La Claqueta

Raúl Arévalo se une al grupo de actores que triunfa con la dirección: Tarde para la ira

Por Santi Irurtia 10 octubre, 2016 - 7:47

Cada cierto tiempo una película consigue darnos buenos argumentos para defender al cine español, algunos ejemplos son “El Hombre de las Mil Caras” o en este caso “Tarde para la Ira”.

Fotograma de Tarde para la ira.
Fotograma de Tarde para la ira.

Sin haberla visto, “Tarde para la ira” me llamó la atención por varios motivos: primero por ese título tan grandilocuente que recuerda a “Las Uvas de la Ira” de John Ford, segundo porque es el debut de Raúl Arévalo, uno de los actores más importantes de nuestro país (el joven con camiseta blanca en el fotograma que acompaña esta crítica) al que hemos podido ver varias veces, y el tercer motivo, sus buenas críticas en el Festival de Venecia.

Se trata de un tipo de historia que hemos podido ver muchas veces en el western americano pero en pocas ocasiones en nuestro cine. Me refiero a las películas de venganza, films con un argumento que se puede explicar en pocas líneas pero que puede conseguir más empatía en el espectador que muchas otras. Creo que las historias en las que vemos a personas tomarse la justicia por su mano suelen funcionar muy bien porque, aunque muchos no lo reconozcan, gran parte del público cree en la venganza como justicia divina como única salida cuando los criminales escapan de la ley.

Para no desvelar más de lo debido, me limitaré a copiar el argumento promocional: Curro vuelve a casa con su novia y con su hijo tras verse obligado a marcharse durante 8 años, en su vuelta se encontrará con una situación inesperada y a un desconocido, José (Antonio de la Torre). Varios personajes esconden secretos que cambiarán el rumbo de la trama. Es una historia emocionante, que engancha, donde todas las escenas tienen una función que es darnos pistas para que seamos nosotros los que descubrimos el giro final.

Llevaba semanas esperando a verla y me quedé con las ganas porque cuando se estrenó estaba haciendo las maletas para ir a San Sebastián. Finalmente fui a verla y no me decepcionó, me pareció una buena historia de venganza. Es una película que no intenta imitar en su estética a películas americanas y deja las cámaras digitales a un lado, así, las imágenes poseen un grano, una suciedad especial.

Elogia los paisajes y la fauna nacional que otros podrían considerar “cutre”, me refiero a esos pueblos pequeños y a la gente que vive en ellos. Nos muestra cómo de alguna forma estos espacios rurales tan alejados de la ciudad pueden dar a lugar a personas que creen que el mundo acaba donde acaba su pueblo y que por tanto ellos pueden escapar de la justicia. En este espacio cañí  también vemos  personas rotas que se ven en un bucle de desilusión, llenos de sueños sin cumplir como es el personaje de Ana.

Hace poco leí una crítica extranjera sobre esta película que decía que el buen Cine Español aparecía cuando encontraba en sus imágenes un estilo propio. Es decir, que hacemos buenas películas cuando aceptamos que, aunque en una película americana quedan bien esas “cafeterías con chicas en patines sirviendo batidos”, aquí no cuela, aquí tenemos bares con pinchos y con gente jugando al mus. La ironía ocurre que cuando sale “La Isla Mínima” llena de elementos nacionales resulta que la gente dice que no parece una peli española... ¿Cómo puede ser esto?

Me parece imposible que Raúl Arévalo no se lleve el Goya al Mejor Director Novel este año, hay decisiones que no parecen de un principiante como mantener la cámara dentro del coche durante una persecución sin mostrarnos otro punto de vista o escenas de violencia que consiguen parecer muy reales.

Se ha comparado al director con algunos de los mejores, quizás sea pronto todavía pero lo que es seguro es que aporta una crudeza y realidad únicas y que estará nominada a Mejor Película para los Goya (se tendrá que enfrentar a “El Hombre de las Mil Caras”) y puede que incluso sea seleccionada para los Oscar representando a España.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Raúl Arévalo se une al grupo de actores que triunfa con la dirección: Tarde para la ira