Blog / La Claqueta

Michael Moore nos presenta su documental más esperanzador

Por Santi Irurtia 12 junio, 2016 - 11:44

Michael Moore ha conseguido remover la conciencia de los estadounidenses atreviéndose en sus documentales a criticar duramente a los líderes políticos.

El último documental de Michael Moore
El último documental de Michael Moore

Para aquellos que no sepan quién es, Michael Moore, es un estadounidense famoso por sus documentales, con los que ha conseguido remover la conciencia de los estadounidenses atreviéndose a criticar duramente a sus líderes políticos. Además ha demostrado que se pueden conseguir taquillazos y premios con documentales, como su Oscar por Bowling for Columbine y la Palma de Oro en Cannes por Farenheit 9/11.

Su personalidad e ideología se ven reflejadas en todos sus documentales en los que prima una crítica hacia el presidente Bush. Una de las causas de su éxito comercial  se debe a la abundancia de testimonios extremos, tanto cómicos como emotivos, arropados por la figura de su realizador, amable pero con cierto humor negro. Y es que este género puede provocar un impacto mayor en los espectadores que una ficción, uno puede acabar de ver uno  y salir de la sala como un fanático o un gran crítico sobre una situación que cuando entró desconocía.

La premisa de su nueva película ¿Qué Invadimos Ahora? es la siguiente: EEUU tiene un gran poder armamentístico pero  los diferentes problemas socio-políticos que vive el país de las oportunidades no pueden ser resueltos  con un ejército. Por eso decide ir a Europa a copiar las ideas buenas que crea que podrían servir a su país. Estas ideas abarcan todos los ámbitos, desde el trabajo al sistema educativo o el sistema político…

Este documental resulta una de sus mejores obras y sobre todo la más optimista. Provoca más emoción en el espectador que el 90% de las películas de lo que llevamos de año. Hay una mezcla de tonos. La ironía y el  entretenimiento comienzan con el título y acaban con los créditos. Con una estructura en la que pasamos de una fase más cómica, (El sexo de los italianos) a otra más emotiva (El atentado de Oslo de 2011). Gracias a esta dinámica estructura el documental se vuelve muy, muy entretenido. Como en el resto de su carrera, refleja algo que ya empezó  Aaron Sorkin en la serie The Newsroom, sobre el sueño americano, presenta la idea de que si no quieres ser una estrella de rock o de cine puede que USA no sea el mejor país del mundo. Puede que una vez lo fuera pero ya no.

Resulta muy interesante ver a Moore entrevistar a ciudadanos europeos sobre sus estilos de vida y sorprenderse mutuamente sobre las diferencias a la hora de trabajar, a la hora de vivir y estudiar.

Además, para evitar dar la sensación de una manipulación mostrando solo lo fantásticos que son los países europeos (ya que toda la película se centra en los aspectos positivos) muestra contrapuntos en los que se ven como todos los países que ahora resultan tan atractivos tuvieron una vez una época negra. Al ser situaciones europeas algunas pueden no sorprendernos tanto como a un público estadounidense, como las vacaciones pagadas por el gobierno a las mujeres que acaban de tener un hijo, pero sí lo harán  las propuestas escolares en Finlandia, la legislación sobre drogas en Portugal o el  sistema penitenciario de Noruega.

Los europeos pueden encontrarlo ilusorio en ciertos aspectos, al mostrar a Europa como un paraíso sin problemas pero como el propio realizador dice: “Yo he venido a Europa a copiar las ideas buenas no las malas.” Y esto resume una especie de cambio ideológico en Moore, centrándose en dar soluciones dejando las grandes criticas atrás. Presenta un documental que roza lo emotivo, es  estimulante y es su pieza menos ruidosa y más esperanzadora. La verdad es que le recomiendo este documental a todos los que puedan encontrarla.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Michael Moore nos presenta su documental más esperanzador