• lunes, 17 de enero de 2022
  • Actualizado 07:25

 

 
 

Blog / La Claqueta

'El libro de la Selva': visualmente, la mejor película desde 'Avatar'

Por Santi Irurtia 15 abril, 2016 - 2:00

El Libro de la Selva es el último remake de la amada adaptación animada del mismo título (1967).

Desde entonces se  han adaptado varias veces diferentes películas a partir de originales animadas de Disney a versiones de carne y hueso. Algunas han supuesto grandes fracasos como Aprendiz de Brujo, otras han funcionado muy bien como Alicia en el País de las Maravillas. Por todo esto, cuando John Favreau, director de la exitosa Iron Man, anunció que su próximo proyecto sería otra adaptación del de El Libro de la Selva, mucha gente reaccionó con suspiros al saber que otro clásico se unía a esta ola de remakes que llevamos ultimamente. Este error se debía al desconocimiento sobre la gran baza del director, que él mismo desveló unos meses más tarde.

“Creo que es la película con mayores avances tecnológicos, punto. Tenéis que recordar que está rodado en un plató de Los Ángeles”. Todo en la película es CGI (efectos especiales).

Y como suele ocurrir, pese a las reacciones iniciales, toda la crítica americana se ha rendido ante esta maravillosa película. Es la película que más necesita ser vista en el cine, y si se puede en 3D, desde Avatar. No sabemos si la archi-conocida historia ha sido una excusa para aprovechar  una tecnología disponible no vista hasta ahora y  que con una historia cercana al público  obtienen una repercusión mayor o ha sido al revés. Recordando otros títulos que consiguieron una reacción parecida debido a los avances técnicos mencionamos Las Crónicas de Narnia que pese a haber fracasado en sus secuelas fue notable el gran impacto al ver a los animales hablar de forma realista y como una gran película de aventuras.

El apartado visual será lo más sonado porque francamente no puedes perdértelo, pero quitando el tema de la fotografía, el argumento esta arropado por suficientes elementos originales para resultar diferente manteniendo la esencia. Su argumento principal no deja  de ser la historia de un niño viviendo en la selva donde convive con  animales parlantes y que detrás tiene temas como la supervivencia y sobre encontrar tu lugar en el mundo.

Uno de estos elementos son sus actores tanto los reales como los que no lo son, ya que el reparto de animales es fuera de serie. Tenemos a Bill  Murray haciendo de Baloo, Scarlett Johansson de serpiente, Sir Ben Kingsley de Bagheera, Christopher Walken como el rey Louie, Idris Elva, ese gran actor que no para de entregarnos joyas, interpretando a Shere khan. Por último Neel Sethi, el niño que interpreta a Mowgli, realmente tenemos que reparar en la dificultad que es no sólo protagonizar una película siendo tan pequeño y con poca experiencia sino también por tener que interactuar continuamente con pelotas de tenis y croma. El CGI ha derrotado antes actores con mucha más experiencia, digo derrotado porque simplemente se nota si saben a qué están mirando o si simplemente están contemplando a la nada.

Otro de los apartados que más nos ha impactado es el elemento musical, otro particular obstáculo al hacer una película que quiere ser tomada en serio porque las canciones son otra de las esencias de la versión clásica, no se pueden repetir pero tiene que haber referencias. Sin embargo Favreau lo vuelve a superar al estar en el justo medio, al rememorar las canciones sin perder un tono que se toma en serio. La banda sonora es espectacular, recupera el tono clásico de la cinta añadiéndole mucha fuerza.

Realmente van a querer pagar un poco más para verla en 3D o IMAX, la película ya contiene mucha fuerza y emoción de por sí, pero si además es sustentado por esta tecnología el viaje es aún mayor. La película se estrena este viernes 15 de abril.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'El libro de la Selva': visualmente, la mejor película desde 'Avatar'