Blog / La Claqueta

Juego de Tronos: ¿El capítulo 9 más emocionante?

Por Santi Irurtia 21 junio, 2016 - 10:24

Llegó el momento  por el que muchos espectadores aguantan el resto de la temporada.

Una imagen de Juego de Tronos, sexta temporada.
Una imagen de Juego de Tronos, sexta temporada.

Verdaderamente el capítulo consigue lo que toda pieza audiovisual pretende, emocionar a los espectadores y es que, mientras escribo estas líneas, 15 minutos después de verlo, sigo acelerado.

La primera sorpresa es ver qué hace Meeren en este capítulo. Los novenos capítulos de las temporadas pares habían sido episodios rodados en una sola localización. El motivo puede deberse a que el numero 10 ya dura suficiente (70 min) y quizás esa sea la razón. Por cierto la calidad de los dragones digitales ha mejorado mucho comparado con la temporada anterior.

Volviendo a lo importante. La guerra. El conjunto de escenas que crean una de las hazañas bélicas más impresionantes de la Historia del cine y de las series. Su originalidad la veo en que está  escrita y dirigida de forma casi contraria a ninguna otra comercial que hayamos visto. Realmente se busca encontrar la ficción más parecida a la realidad que pueda ser luchar en una guerra. Sin heroísmos, sino el puro CAOS. Presenta una idea muy real. ¿Importa realmente lo buen espadachín que seas? A las flechas eso no les importa y nunca llega a haber un enfrentamiento más largo que 20. Muestra la verdadera aleatoriedad que puede haber en una situación como esa. Recordemos el momento en el que Tormund (el salvaje pelirrojo) está tan cerca de su enemigo que puede verse reflejado sus ojos  y que está acabando con él, Tormund casi se resigna a morir pues ni siquiera puede mover el cuello ante los ataques del norteño. Tras el conjunto de imágenes de gente aplastada puede que alguno se lo piense dos veces antes de entrar en el ayuntamiento este 6 de julio.

Un caos en el que nuestro protagonista no parece que vaya a morir en un enfrentamiento contra el enemigo principal. ¿Cómo encontrarle? El agobio por la situación de Jon nunca ha sido tan intensa. Personalmente he sufrido por la vida de Jon tanto o más que antes de ser resucitado.

Y es que hay directores que nos muestran guerras para entretenernos y otros para transmitirnos una realidad que hemos tenido la suerte de no vivir. A través de unas imágenes que en las que el discurso deja de ser fantasioso para ser antibelicista, de El Señor de los Anillos a Senderos de Gloria. Ahora podemos entender lo que decía Jon unos capítulos atrás sobre estar cansado de luchar. Cuando Jon después de sobrevivir a Casa Austera Sansa le plantea  volver a luchar se niega porque sabe que ahí todo depende de la suerte. También es necesario recordar dos escenas antes de la batalla: Rickonn corriendo hacia Jon (recuerda a Apocalipto) y Jon quedándose solo, desenvainando ante un ejército entero a cámara lenta. Puede que sea esta una de las secuencias con más belleza visual de toda la serie.

Ya acabando, cuando parece que el  duelo Ramsay y Jon se retrasaría hasta el siguiente capítulo, el gigante entra en Winterfall como fan enfurecido exigiendo la cabeza de Ramsay. Hay una cuestión que no he podido evitar que me fastidiara el capítulo y esta es Sansa ocultándole a su hermano la carta a Meñique. Si llega a tardar unas horas mas no hubiera habido salvajes, ni Jon y ni siquiera Sansa. Entiendo que nos quieran hacer creer que todo va a acabar y  mostrarnos una luz al final, pero no tiene sentido.

Por último Sansa y su conversación con Ramsay nos deja mucho que pensar cuando él le dice: “No puedes matarme porque ahora soy una parte de ti”. Puede ser que Sansa este embarazada como muchos piensan y además  Davos ahora conoce la verdad sobre Shireen.

Traíler del siguiente episodio: aquí.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Juego de Tronos: ¿El capítulo 9 más emocionante?