• martes, 28 de septiembre de 2021
  • Actualizado 08:00

 

 
 

Blog / La Claqueta

Jason Bourne vuelve a la pantalla grande

Por Santi Irurtia 28 julio, 2016 - 19:43

Jason Bourne es el título de la quinta entrega de la saga y la cuarta con Matt Damon

Json 2
Json 2

El dúo Paul Greengrass (director) y Matt Damon se vuelve a formar tras haberlo hecho con éxito para la segunda y tercera entrega de la saga. El Ultimátum de Bourne (2007)  parecía el final de la saga ya que solo había tres libros originales  del aclamado Robert Ludlum. Sin embargo en 2012 la saga revivió con el título El Legado de Bourne (2012), que no aceptaron ni Greengrass ni Matt Damon, que se negó porque creyó que el guion era terrible, y el estudio tuvo que sustituirle por Jeremy Renner.

La respuesta fue unánime: un film innecesario con una imperdonable falta de acción. Las tres primeras cosecharon un gran éxito comercial y de crítica, consiguiendo tres Oscar y la renovación del género de acción. Por eso, es toda una sorpresa que en esta quinta entrega hayan decidido volver a este personaje con el cast original.

El autor de las novelas falleció un año antes del estreno de la primera película. Pese a ser asociado a otros autores de novelas de espías como John Le Carré o Tom Clancy, el caso de Ludlum es especial, comenzó a escribir a la edad de 40 años ante el temor de que nunca podría mantener a su familia como actor de teatro. A pesar de su falta de experiencia en el ámbito de la escritura, dejó tras de sí una colección de 23 novelas y cada una consiguió el primer puesto de ventas. Si el personaje de  John Le Carre es George Smiley, el de Ludlum es, sin duda, Jason Bourne.

La primera parte de la saga, El Caso Bourne (2002) fue dirigida por Doug Liman. Aunque parezca extraño, cuando se dio a conocer que Damon sería el actor que se metería en la piel del mítico personaje, a la mayoría de fans les pareció la peor idea posible, incluso su guionista reconoció que al principio no estaba contento con la elección pero acabaron por darse cuenta de su error.

El argumento engancha desde el principio: un hombre, Jason Bourne,  se despierta en un barco, con disparos en la espalda y sin recordar nada de su pasado, pero según evoluciona la película, mientras unos hombres comienzan a perseguirle, se va dando cuenta de que posee unas habilidades especiales.  Incluso cuando la película nos muestra a los hombres que les están buscando en  sus oficinas la película sigue siendo interesante porque,  por cómo hablan de Jason,  te vas dando cuenta de lo peligroso que es.

La interpretación de Damon es brillante porque es capaz de ser implacable para buscar una salida en todo momento pero totalmente vulnerable a la hora de recordar su pasado; esa vulnerabilidad la vemos cuando está con la chica que conoce, Marie, que no es la clásica chica Bond paseándose en bikini continuamente. Por último, las escenas de acción son increíbles, muy realistas especialmente la persecución de coches, una vez más rompiendo los tópicos de las pelis de espías de Hollywood, sin un gran coche en llamas sino con un mini a punto de ir al desguace que nadie consigue cazar.

El Mito de Bourne es uno de esos títulos que desmienten aquello de “segundas partes…”. Es mucho más rápida que la primera y esto en parte se debe al montaje. La duración media de cada plano es muy pequeña y estoy casi seguro de que no hay un solo plano fijo. Todo esto se debe a la técnica del nuevo director Paul Greengrass que todavía conseguirá mejorar en Ultimatum y que consiste en transmitir emoción y tensión a través de planos inestables y rápidos llamada Shaky Cam.

Uno de los aspectos en los que la película mejora respecto a la anterior es que lo que ocurre en la agencia en mucho más interesante porque el personaje de Brian Cox está contra las cuerdas y verlo desesperado porque nadie descubra lo que ha hecho es muy entretenido. El Mito acaba consistiendo en atar los cabos sueltos de la anterior, pero sí que creo que tiene una de las escenas más emotivas, cuando Jason visita a la hija de los padres que él asesinó para pedirle perdón.

El Ultimátum supone una continuación de la anterior, no solo por el estilo sino porque deciden ocupar su primera mitad mostrándonos qué ocurrió entre las dos últimas escenas de la anterior película, algo muy novedoso. Además, nos confirma lo que había aparecido en El Mito y es que el director de la 2ª y 3ª se centra mucho más en la acción que el de la 1ª. Si la primera se centraba más en los personajes y paraba a mostrarnos pequeños momentos entre Jason y Marie, aquí las paradas son contadas, la acción es non-stop.

Por todo esto yo prefiero la primera, me resulta más interesante por su estudio de los personajes y su acción trepidante pero sin duda las dos secuelas poseen escenas de acción increíbles. Lo que todas tienen en común es la banda sonora, impecable. 

Traíler: https://www.youtube.com/watch?v=qQGCgT2i5gY

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Jason Bourne vuelve a la pantalla grande