• jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:06

 

 
 

Blog / La Claqueta

007, Pérez Reverte y Tony Soprano: el futuro de los anti-héroes

Por Santi Irurtia 13 octubre, 2021 - 8:53

La quinta y última de Daniel Craig como Bond ha sido cuestionada por tener compromisos políticos.

Daniel Craig (Skyfall), Tony Soprano (Los Soprano) y Nomi (Sin tiempo para morir)
Daniel Craig (Skyfall), Tony Soprano (Los Soprano) y Nomi (Sin tiempo para morir). CEDIDA

El escritor Arturo Pérez Reverte fue bastante elocuente al respecto en El Hormiguero: “He leído todos los libros y visto todas las películas. La primera de Craig “Casino Royale” (2006) me encanta pero en esta última es un moñas, ha caído en la nueva religión. No lo hagas o invéntate uno. James Bond es un hijo de puta, es machista, es violento, criminal, chulo. No me lo cambies. Y yo no lo soy porque me guste. No somos asesinos porque nos guste Clint Eastwood en ‘Sin Perdón’.”

He visto películas en las que la corrección política se metía de por medio y “Sin tiempo para morir” no me ha parecido el caso. Me sorprende que haya dos posturas: o te encanta o te parece un panfleto ideológico. Yo no estoy en ninguno de los dos. A mí lo que me molesta es que no funcionan ni el villano ni la trama.

Respecto a la opinión de Reverte sobre la integridad del personaje, yo argumentaría que la evolución siempre ha formado parte de este Bond. En ese caso no se ha bría convertido en un supuesto moñas de un día para otro. Este 007 abandonaba el puesto para irse “enamorado” al final del anterior filme, “Spectre” (2015).

Tampoco encontramos al personaje totalmente formado desde el principio. La versión del espía de Craig solo se convierte en el Bond que conocemos, y que a Reverte le gusta, al final de “Casino Royale”. Esta transformación ocurre cuando la mujer de la que estaba enamorado le traiciona y éste menciona la última frase de la novela: “the job is done and the bitch is dead”.

Lo que sí me preocupa de la polémica es que parezca que no se puedan mostrar personajes con fallos morales. El problema no debería ser tener un protagonista que sea violento, machista o racista. El problema es que la obra no señale esas actitudes como tales. En “Los Soprano”, su protagonista es un asesino, machista y racista. Cuando su hija trae a su novio afroamericano a casa, Tony le dice lo siguiente:

“Creo que sabes cuál es mi problema. Mira, tu amiguita no te ha hecho ningún favor trayéndote a esta casa. No sé qué coño estaba pensando. Tengo socios negros. Ellos no quieren a mi hijo con sus hijas y yo no quiero a sus hijos con mi hija”.

La serie señala este comportamiento como incorrecto, más tarde la propia ficción debate sobre esta actitud. El problema con las antiguas Bond o “Lo que el viento se llevó” es que te muestren algo que roza la violación y no sea tratado como tal, como Scarlett O´Hara cantando a los pájaros a la mañana siguiente.

El mejor drama a veces viene de que ocurran cosas terribles (las tragedias griegas usaban el parricidio y el incesto para introducir conflicto) o de personajes contradictorios: Michael Corleone (El Padrino), Taxi Driver, Lisbeth Salander (Millenium) o Viola Davis en “La duda”.

Si os interesa Daniel Craig como 007, no os perdáis este documental en Movistar+.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
007, Pérez Reverte y Tony Soprano: el futuro de los anti-héroes