Blog / La Claqueta

'Green Book', lo bueno y lo malo de ser una película para toda la familia

Por Santi Irurtia 10 febrero, 2019 - 10:19

El filme dirigido por Peter Farrelly cuenta con cinco nominaciones a los Óscar.

Fotograma de 'Green Book'.
Fotograma de 'Green Book'.

Green Book lleva un largo camino por festivales y certámenes que terminará en la ceremonia de la Academia de Hollywood el próximo 25 de febrero. Su recorrido empezó en Toronto y durante su trayecto también ha conseguido llegar al público (costó 23 millones y ya se acerca a los 100).

Escrita y dirigida por Peter Farrelly, que conocemos por clásicos como Algo pasa con Mary o Yo, yo mismo e Irene, en esta dramática historia se aprecia la experiencia del artista como cómico, ya que la dinámica entre los dos protagonistas nos hace sonreír constantemente.

Durante los años 60, Tony Lip (Viggo Mortensen), un padre de familia italoamericano del Bronx, es contratado para hacer de chófer para el afroamericano Don Shirley (Mahershala Ali) durante una gira de conciertos por el sur de Estados Unidos.

Solo por los dos actores protagonistas, uno debería ir corriendo al cine. Primero, Viggo Mortensen, que tras arrasar con El Señor de los anillos, decidió elegir papeles arriesgados, que se salieran del margen, participando en películas con discursos y directores interesantes: Una historia de violencia, Promesas del Este, The Road o Captain Fantastic.

Y por otro lado, tenemos a Mahersahala Ali, el actor de moda en Hollywood que, tras ganar el Óscar a Mejor Actor de Reparto por Moonlight, acumula papeles importantes como el de protagonista en la 3ª temporada de True Detective.

En inglés hay un término que se usa para describir películas como esta: a feel good movie o crowd pleaser. Filmes complacientes o sin muchas pretensiones en los que se busca conmover al espectador, buscando la lagrimilla.

Esa es para mí la mayor virtud y el mayor defecto de Green Book. Es entretenido ver a dos buenos actores interpretar a dos personajes bien escritos que al ser tan diferentes provocan dinámicas entre ellos muy divertidas y que acaparan tu atención (ecos a Intocable).

La única pega es que no deja espacio para profundizar o arriesgar, ya que eso podría poner en peligro el objetivo final: que la audiencia se vaya con buen sabor de boca. Esto no tiene por qué ser malo pero, entonces, puedo pensar en otros títulos que podrían ocupar su puesto como Nominada a Mejor Película para los Óscar. Sus nominaciones son: Mejor Película, Actor Principal, Actor de Reparto, Montaje y Guion Original.

A pesar de esto último, es una historia que merece la pena ver y experimentar, un viaje al sur de los Estados Unidos para hablar de temas importantes. Ya solo la referencia a la que hace el título que yo desconocía es suficiente para hacernos reflexionar.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
'Green Book', lo bueno y lo malo de ser una película para toda la familia