Blog / La Claqueta

Entrenadores de baloncesto y cacerías humanas

Por Santi Irurtia 13 agosto, 2020 - 9:04

Ambos filmes los he comentado en posts anteriores, pero hay suficiente en ellos para hablar un rato más.

Ben Affleck en The way back. CEDIDA
Ben Affleck en The way back. CEDIDA

The Way Back

Es difícil, a veces, distinguir cuánto hay de la historia personal de Ben Affleck en su personaje, Jack Cunningham, una persona con un historial de adicciones que vuelve a abusar del alcohol tras un duro traspiés. Físicamente, es terrible el estado en el que encontramos al actor. Vemos cómo el alcohol se va colando en su día a día y en sus hábitos a la hora de beber que resultan, trágicamente, creíbleBen Affleck en The way back. CEDIDA

Es fácil ver el cartel de esta película y pensar que es la típica: un entrenador de baloncesto con algo que superar que enseña a un equipo de baloncesto de instituto a creer en ellos mismos. Sin embargo, tiene mejor gusto que la mayoría y a lo largo de la película va jugando con tus expectativas para ponerlas en tu contra.

Cuando digo que tiene buen gusto me refiero a que es fácil, con una historia de este tipo, caer en la exageración: última canasta, música a tope, cámara lenta y forzar la emoción…En “The way back” todo es muy sutil, desde la preciosa banda sonora de Rob Simonsen con temas como ‘Coda’ o ‘Amends’, la fotografía descolorida o la interpretación de Affleck. Según ha dicho el propio actor, es su mejor trabajo. El responsable de mantener este tono sin caer en sensiblerías es Gavin O´Connor. Tiene experiencia tanto trabajando con el actor de Batman en “El Contable”, como con historias masculinas deportivas de superación. Su mejor trabajo sigue siendo “Warrior” con Tom Hary y Joel Edgerton.

La caza

Película y género totalmente diferentes, fue pospuesta varias veces debido a que tras una serie de tiroteos en Estados Unidos, varios organismos consideraban (sin haberla visto, solo basándose en su premisa) que banalizaba la violencia.

Nada más lejos de la realidad ya que hay violencia pero está hecho de una forma que resulta exagerada y casi cómica, nunca desagradable. Curiosamente la violencia exagerada impacta mucho menos que una violencia menor llevada a cabo de forma realista.

Un grupo de personas, desconocidas entre sí, despiertan en un lugar deshabitado. Pronto se dan cuenta de que alguien intenta, literalmente, cazarlos como a animales. Viendo la premisa uno puede ver que es algo que hemos visto antes: en clave de terror con “Saw”, en clave de aventura con “Los juegos del hambre”, pero nunca como sátira política.

Uno de los referentes que es mencionado varias veces es “Rebelión en la granja” de George Orwell, con Lindelof (guionista de “Perdidos”, “Watchmen”, “The Leftovers”) siempre hay una referencia literaria. Este filme da tanta caña a ideas de la izquierda como de la derecha americana así que si uno acepta el juego limpio, puede pasárselo muy bien. Durante la historia uno nunca sabe de quién fiarse o quién es el protagonista.

Merecida distinción a su protagonista final tanto por cómo está escrito el personaje, como por su actuación que resultan brillantes. Un carisma digno del John McClane de Bruce Willis, su fecha de estreno ha hecho imposible el reconocimiento que merecía por parte del público, esperemos que no caiga en el olvido porque merece la pena, especialmente por la discusiones a la salida del cine.     

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Entrenadores de baloncesto y cacerías humanas