• miércoles, 17 de agosto de 2022
  • Actualizado 18:24

Blog / La Claqueta

Elvis: guión, dirección y montaje para ganar al más distraído

Por Santi Irurtia 17 julio, 2022 - 9:14

Los biopics suelen ser estáticos pero su director le dota de una energía infinita.

Austin Butler y Tom Hanks en Elvis
Austin Butler y Tom Hanks en Elvis

Cuando supe que iban a hacer un biopic (bio, biografía y pic de picture) de Elvis mi reacción fue algo indiferente, pero según iba escuchando sobre su vida, me iba dando cuenta de que conocía más la caricatura que al verdadero artista. Y de como el tupé o los trajes blancos eran solo un accesorio del verdadero espectáculo que eran sus letras, música y carisma.

Sinopsis: La película explora la vida y la música de Elvis Presley (Butler) a través del prisma de su relación con el coronel Tom Parker (Hanks), su enigmático manager. La historia profundiza en la compleja dinámica que existía entre Presley y Parker.

A pesar de lo acertados que son todos los departamentos de la película, ninguna es mejor (y más arriesgada) que haber elegido a Austin Butler. Nadie sabía qué esperar de Austin Butler. El actor, desconocido hasta ahora, descarta cualquier tipo de duda en su primera escena. Su carisma y magnetismo la convierten en una de las mejores películas del año. “Cuando empecé a trabajar Elvis era demasiado grande. Solo encontré una vía de entrada cuando me enteré que su madre murió cuando el tenía solo 23 años, justo la misma que yo cuando falleció la mía.

Su carrera es fácil de resumir con sus pasos agigantados. Tras series infantiles saltó a juveniles de MTV. Un momento especial fue ser elegido para una obra de teatro protagonizada por Denzel Washington: “The Iceman Cometh”. Una obra de Eugiene O´Neil muy exigente: 6 días a la semana en Broadway con una duración de 4 horas. Fue durante ese día libre (los lunes) cuando pasó 12 horas haciendo una audición para interpretar al infame asesino de Sharon Tate en “Érase una vez en Hollywood” con Tarantino. Cunado Luhrmann estaba pensando escoger a Autler para Elvis, Denzel Washinton le llamó y le dijo: “Acabo de trabajar con este tipo en el escenario. Nunca he visto una ética de trabajo como la suya”.


Esa decisión de casting puede validar toda la película pero es que viene acompañada de un montaje, un guion y una dirección que retan al adolescente con mayor déficit de atención. Este efecto tan atractivo se da especialmente al inicio de la cinta, pero se extiende a lo largo de la primera hora. Cuando se dan dinámicas más dramáticas, muy acertadamente, la cinta los deja atrás.

Otra gran decisión fue elegir a Tom Hanks como el antagonista de la cinta, el coronel Tom Parker, el manager del artista. Hanks, al que conocemos más por papeles de héroes ordinarios, rara vez le habíamos visto en un rol así. Hanks asegura que no le importaba interpretar un villano arquetípico siempre que quedaran claras una serie de cosas: “No habría Elvis sin coronel Tom Parker. También me interesaba mucho esta persona que sacaba el mismo placer de timar 10 dólares a alguien en cualquier feria que 10 millones al dueño de un casino”.

Este estilo tan frenético que influye en el montaje y el sonido ha sido muy comentado por la prensa, asegurando que te hace odiarla o amarla. Algo con lo que yo no podría estar más en desacuerdo. La estética, tan frecuentemente histriónica del director, cumple varias funciones muy efectivamente: dinamiza el género habitualmente estático, nos introduce en la película y le otorga un ritmo perfecto para la naturaleza de su protagonista. Y por si no fuera poco este elemento, nunca se inmiscuye en la historia, la ensalza. Esto suele depender de cada espectador pero precisamente cintas que usan esta estrategia me suelen sacar de la película, si no se hacen bien resultan molestas.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Elvis: guión, dirección y montaje para ganar al más distraído