Blog / La Claqueta

Décimo aniversario de “El Caballero Oscuro”

Por Santi Irurtia 08 agosto, 2018 - 14:18

El 18 de julio de 2008 se estrenó una película que cambiaría el sub-género de superhéroes para siempre.

Christian Bale en una escena de El Caballero Oscuro.
Christian Bale en una escena de El Caballero Oscuro.

La visión realista de Nolan acompañado de un increíble guión escrito por su hermano Jonathan (Memento, Westworld) hicieron historia. Por un lado en taquilla, con un presupuesto de 185 millones de dólares consiguió recaudar más de un 1 billón.

Por otro lado, elevaron el subgénero de superhéroes a un nivel de calidad superior que hizo que este tipo de películas fueran tomadas en serio, aunque muchos ven esta entrega del hombre murciélago como un drama criminal. Precisamente, está claro que el thriller de los 90 “Heat”, de Robert de Niro y Al Pacino, tuvo gran influencia sobre los hermanos Nolan tanto en la estética como en el guión.

Pasados 10 años, todos los cineastas que intentaron aplicar una visión similar a sus superhéroes fracasaron como “Batman v Superman”. Solo aquellas que hicieron exactamente lo opuesto con historias más esperanzadas consiguieron triunfar (Marvel).

La verdad es que todos aquellos que simplificaron lo que Nolan hizo en una visión realista y oscura fallaron en entender qué hizo a “El Caballero Oscuro” increíble. Esta nunca dedicó tiempo a preparar las películas que vendrían después, Warner dejó tiempo al realizador para poder encontrar una propuesta interesante. El guion supo crear un viaje emocional para el protagonista pero sobre todo crear uno de los mejores antagonistas de la Historia del Cine, el Joker.

Un antagonista para el que había que encontrar un actor a la altura. La elección de Heath Ledger como el Joker enfadó a muchos hasta que vieron el resultado final. La Academia de Hollywood también lo vio y no tuvo más remedio que dar un Oscar póstumo al actor, algo inaudito para el cine de superhéroes. Por supuesto, el culmen de su interpretación tiene lugar en la escena del interrogatorio, recientemente el infravalorado protagonista Christian Bale (Batman) comentó la escena:

“Como veis en la película, Batman empieza a golpear al Joker y el público se da cuenta que no es el típico villano. Porque cuanto más le golpea, más disfruta el Joker. Heath se comportó igual, me animó a que le golpeara de verdad”. Su look y comportamiento deben mucho a cantantes punk o al personaje de Alex en “La naranja mecánica”.

El personaje del Joker funciona tan bien porque es el perfecto némesis para el Batman que se nos presenta. Cuanto más poderoso sea el antagonista en una película, más dura será la lucha del protagonista y cuanto más dura sea, más interesante la película. El Joker es poderoso en cuanto a convertir las habilidades del héroe en debilidades.

Esto lo hace presionando al héroe a tomar decisiones difíciles, de una forma muy parecida a otro gran villano, John Doe en “Seven”. Y finalmente, Bruce Wayne crece y madura gracias al Joker, aprende duras lecciones. Batman se convierte en el Caballero Oscuro debido al Joker. El villano no funciona porque tenga una risa psicótica, sino porque tiene gran efecto en la historia y sus personajes.

Ninguna película posterior, ni siquiera las mejores (“Logan”, “Guardianes de la Galaxia” o “El Soldado de Invierno”) han conseguido alcanzar la magia, la resonancia o el impacto en la cultura popular como lo hizo esta. En un mundo dominado por franquicias, universos, remakes y secuelas, “El caballero oscuro” es la rara excepción de una secuela que se sustenta por si sola y se mantiene igual de excitante. Y es por eso, por lo que es fijada como la referencia para cada película de superhéroes.

“Al realizar una película de acción en una gran ciudad americana post 9/11, si íbamos a ser honestos con las circunstancias, entonces era necesario plantear el problema del terrorismo” - Chris Nolan (director) BBC America

Esta película es también singular en la forma en la que incorpora rasgos clásicos del cine noir y refleja la paranoia y desilusión del post 11-S.

“Creías que podíamos ser hombres decentes en tiempos indecentes”

De la misma forma que los detectives del film noir, Batman funciona al margen de la sociedad, perseguido y discriminado por los que protege. También comparten una personalidad fallida ya que Batman rompe las leyes de la misma forma que muchos pensaron que era necesario después del 11- S (en el filme: la captura en Hong Kong o su interrogatorio con el mafioso Maroni).

Cuando Batman pincha los teléfonos de la ciudad para localizar al Joker, la película parece hacer referencia a la legislación que permitió al FBI pinchar teléfonos sin necesitar una causa probable. Sus técnicas a veces responden al fin sin importar los medios. La ciudad de Gotham de “El Caballero Oscuro” también parece representar una América que no se siente protegida y donde en cualquier momento el Joker/terrorista puede cometer uno de sus ataques.

Pero por encima de todo, esta es una película de superhéroes. Si Marvel nos cuenta cómo cualquiera puede ser un héroe, ésta nos muestra que todos podemos ser delincuentes bajo determinadas circunstancias.

Por todo esto, muchos piensan que esta película ha hecho más daño que otra cosa, al dejar el listón a una altura inalcanzable. Tan inalcanzable que ni siquiera el propio Nolan pudo alcanzarla cuando cerró la trilogía en “El Caballero Oscuro: La leyenda renace”.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Décimo aniversario de “El Caballero Oscuro”