• lunes, 21 de junio de 2021
  • Actualizado 22:38

 

 
 

Blog / La cometa de Miel

Volver a casa

Por Pablo Sabalza 16 mayo, 2021 - 22:08

No solo quiero recordarte. También quiero regresarte.

Plaza de los Fueros de Pamplona. PABLO LASAOSA
Plaza de los Fueros de Pamplona. PABLO LASAOSA

En unos días regresaré a Navarra.

Me verás paseando o sentado en un banco de alguna localidad nuestra, mirándote enamorado, pues hace meses e incluso años que no te contemplo ir con prisas al trabajo (como salido de un naufragio) o agarrar la mano de tu amor (como el marinero que coge la barandilla al ver tierra) o jugar, tan feliz, con tus hijos (como soñando un cuento).

No voy a estar muchos días. Apenas una decena.

Mis padres ya están vacunados, así que les voy a dar un abrazo de casi un año sin hacerlo.

Callejearé por la parte vieja de Pamplona. Tengo muchas ganas de realizar el recorrido que se hace durante el encierro de San Fermín y, de paso, tomarme unos cuantos pintxos (pimiento, huevo, croqueta…) acompañado de un vino de la tierra o de una caña, igual me da.

Me muero por ver El Sadar desde dentro. ¿Ya lo has visto? Me han dicho que es espectacular.

Desgastaré mis tacones o mis suelas en la Taconera, el parque de la Media Luna y la Vuelta del Castillo. Siempre lo hago. Me pongo mi música, a veces alegre, otras melancólica, y me echo a la calle a recordar.

Voy a visitar de nuevo el Museo de Navarra. No hay ocasión en la que no vaya y descubra algo que la última vez me perdí.

Hay unas librerías (de segunda mano, también) que acostumbro a curiosear. Si regresar es devolver o restituir algo a su poseedor lo haré a través de algún libro que compré para descubrir otros por leer. 

Mi antiguo colegio ahora vacuna. No sé si me dejarán entrar.

Cerca, muy cerca de él se encuentra la Casa de la Juventud. Con apenas quince años (mi madre siempre me lo recuerda) recitaba mis primeros y jóvenes versos en el interior.

Tengo previsto reunirme con todos los amigos que pueda, aunque hace años que aprendí que la agenda también debe respirar.

Si algún lector/a de Navarra.com no ha visitado Navarra no dejen de acudir a la localidad de Olite, Artajona (siempre en nuestro recuerdo, David Beriain), Ujué, Puente la Reina, las Bardenas Reales, Roncesvalles, la Selva de Irati, el Valle del Roncal, las etapas navarras del Camino de Santiago…

…y Sangüesa. La que nunca falta en mi regreso. Allí me esperan muchos y muy buenos amigos para comer todos juntos en mesas de cuatro o de seis o de dos. 

Hay muchos canarios que han visitado Navarra a través de los vuelos directos con Binter y, me consta, que muchos navarros se acercan a Gran Canaria con el propósito de disfrutar de este paraíso lleno de luz.

Porque son Navarra y Canarias dos tierras que deberían estar por siempre hermanadas.

En cierta ocasión leí que lo mejor que hay en la vida es viajar para regresar a casa.

Me despido. Nos vemos pronto.

Y recuerda. 

Me verás paseando o sentado en un banco de alguna localidad nuestra, mirándote enamorado.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Volver a casa