• miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 18:57

 

 
 

Blog / La cometa de Miel

El sabio planetario de Pamplona

Por Pablo Sabalza 29 noviembre, 2021 - 10:10

Si Dios me hubiera consultado sobre el sistema del universo, le habría dado unas cuantas ideas

(Alfonso X el Sabio)

Space Oddity es una canción publicada en 1969 por David Bowie.

(Al finalizar este escrito la pueden disfrutar si lo desean)

La letra del tema cuenta la conversación que mantienen entre el centro terrestre y el mayor (comandante) Tom al despegar la nave con éste en el interior rumbo al universo.

El mayor describe en su paseo por el espacio cómo flota y admira tan diferentes las estrellas desde su contenedor de hojalata.

Y así, sentado en su nave de lata, otea la tierra.

Ruega que le digan a su mujer que la ama antes de que pierda el centro terrestre contacto con él.

Sus últimas palabras fueron…

Visité el planetario de Pamplona cuando tenía veintidós años.

Es por eso que ayer fui en mi ciudad natal un astronauta primerizo.

Debo señalar que nunca más he regresado a ese mágico lugar pese a que aún conservo en mi memoria aquel entrañable encuentro mezcla de ciencia y agitados esplendores.

Eran las estrellas a mis ojos hogueras avivadas por los hombres y mujeres del espacio con el propósito de ser vistos en su infinita lejanía, quizás, por mí.

Hace una semana advertí que el planetario ha producido una película sobre la figura de Alfonso X el Sabio con motivo del 800 aniversario de su nacimiento. 

Se titula ‘ El universo de Alfonso X el Sabio’.

Se podrá disfrutar en la misma sala de proyecciones del planetario este próximo 2 de diciembre.

Pienso en el monarca mirando las estrellas. Te diría que las mismas que hoy avistas tú, pero llueve o nieva y tu cielo apenas te consiente apreciar el vientre de una nube gris.

Sin embargo, desde mi cielo canario, me permitirás que las otee por ti. 

Según recogió el periodista Javier Yanes en un artículo de ciencia ‘una de las contribuciones más destacadas del erudito monarca fueron las Tablas Alfonsíes datadas entre 1263 y 1272 bajo la dirección de los astrónomos judíos Yehuda ben Moshe e Isaac ben Sid y que registran datos astronómicos de la observación del firmamento desde Toledo’.

Con el tiempo estas tablas se convirtieron en el instrumento más popular en Occidente para calcular las posiciones de los astros, empleadas también por los astrólogos para formular sus predicciones. 

Abrigado por su capa y de oro coronado supongo que Alfonso posaría sus manos en las frías piedras de las almenas del castillo y observaría Orión y Venus y la Osa Mayor.

Y esta noche, el mismo cielo de hace 800 años, estoy desgastando con mis ojos por ti.

Y así voy a pedirte un deseo. ¿Sabes cuál es? 

Pediré que me acompañes un día al planetario de Pamplona, aunque sea con mi mano invisible, para que juntos descubramos que hay un universo abierto como un pétalo en flor en nuestra ciudad para ti y para mí.

Por cierto, ¿sabes cuáles fueron las últimas palabras del mayor Tom antes de que se perdiese el contacto con su contenedor espacial?

Sus últimas palabras fueron que veía el mundo entristecido.

Y por eso, te pregunto: 

Qué te parece si tú y yo, acompañados de nuestro sabio monarca, por un infinito y estrellado momento, ¿lo hacemos sonreír?
 

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El sabio planetario de Pamplona