• viernes, 14 de mayo de 2021
  • Actualizado 18:44

 

 
 

Blog / La cometa de Miel

Renoir, el pintor de los cinco sentidos

Por Pablo Sabalza 24 octubre, 2016 - 9:00

Miraba las flores, las mujeres, las nubes del cielo como otros hombres tocan y acarician.

La Yola
La Yola, obra de Renoir.

No les voy a mentir. Tengo un Renoir en mi casa. Está enmarcado en la pared en la que descansa la cabecera de mi cama. Como ustedes comprenderán es una de las joyas de mi hogar. El título de la obra es ‘La Yola’, nombre que deriva de una embarcación deportiva de vela y remo, muy alargada y estrecha. También se le conoce como ‘El Sena en Asnières’.

En la obra se puede apreciar una larga canoa rojiza ocupada por dos mujeres. Al fondo se observa la orilla opuesta a donde el espectador se encuentra, lo que demuestra que la escena ha sido tomada del natural.

Estoy encantado con mi cuadro de Renoir.

Por si no lo saben desde el pasado 18 de octubre hasta el 22 de enero del año próximo el Museo Thyssen-Bornemisza acogerá la primera retrospectiva que se realiza en España en torno al artista impresionista.

En total, la muestra incluye un total de 78 obras, entre las que destacan Almuerzo en el Restaurant Fournaise (1875), Retrato de Jeanne Samary(1877) o Niño con una fusta (1885), entre muchas otras, que se dividen en varios apartados: Impresionismo: lo público y lo privado; Retratos de encargo; Placeres cotidianos; Paisajes del norte y del sur; La familia y su entorno; y Bañistas.

Me han dicho que el visitante escuchará en el Museo grabaciones de aves, brisas, zumbidos de abejas o voces de niños, al tiempo que podrá sentir el olor de las diferentes flores que salpican todo el cuadro, tales como las margaritas, las rosas silvestres, las amapolas o los lirios, así como la hierba fresca.

Impresiona el impresionismo.

Existen muchas anécdotas simpáticas de Renoir. Les voy a contar algunas…

En cierta ocasión le preguntaron al famoso pintor cuál era la moda, en vestidos de mujer, que más le había gustado pintar:

-La única moda que no pasa de moda- respondió.

-¿Y cuál es esa moda?

-El desnudo

También apuntan que un asistente a una de sus exposiciones le consultó al genial artista cómo conseguía darle un tinte tan delicado y sugerente a sus desnudos.

-Yo no hago más que pintar, pintar y seguir pintando, hasta que tengo ganas de pellizcar. Entonces sé que ya está bien.

Todos los artistas han tenido un principio. Esto es lo que señalaban del suyo:

En sus primeras exposiciones no iba nadie y su pintura, muy distinta de lo que hasta entonces se había hecho, no gustaba a nadie. Una vez estaba él solo con sus cuadros en la sala de exposición y entraron un hombre y una mujer. El hombre, enfurecido, señaló todos los cuadros a la vez y gritó:

-¡Mira!

La mujer se tapaba los ojos negándose a mirar y el hombre le apartaba la mano y le repetía el grito:

-¡Mira! ¡Mira!

Renoir se acercó a hablarles sin darse a conocer y el hombre le contó que obligaba a su mujer a mirar aquellos horrores, en castigo por sus desobediencias.

-Es una mujer rebelde y, si no cambia, la traeré aquí todos los días.

Renoir añadía este comentario:

-Cambió, seguramente, pues no les volví a ver.

Renoir no era muy amigo de los escritores y se rumorea que en cierta ocasión adujo de ellos:

-Sólo cuentan mentiras y la mayoría de las veces sin gracia ninguna.

Sus amigos le alababan la obra literaria de Zola.

-Me basta saber que se trata de un escritor para empezar despreciándolo.

Y contaban sus amigos que de Madame Bovary había dicho:

-Es la historia de un imbécil cuya mujer, como es natural, ama a otro. Es uno de esos libros que si se ha conseguido llegar a la mitad, se piensa: ¿y a mí qué me importan todos esos tipos? Se lee el final y se regala el libro a un amigo.

Impresiona, ¡eh!

Para los que quieran disfrutar del verdadero cuadro ‘La Yola’ o ‘El Sena en Asnières’ pueden desplazarse a la National Gallery de Londres.

Si, por el contrario, desean disfrutarlo en mi hogar serán convidados a un  vaso de vino navarro, queso canario y varias anécdotas más del pintor. Entrada gratuita hasta completar aforo.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Renoir, el pintor de los cinco sentidos