Blog / La cometa de Miel

Milana bonita

Por Pablo Sabalza 06 Mayo, 2019 - 9:25

Un pueblo sin literatura es un pueblo mudo.

Imagen promocional de la película Los Santos Inocentes.
Imagen promocional de la película Los Santos Inocentes.

A veces me escapo a una librería que parece sacada de una novela del siglo XIX y deambulo por ella buscando tesoros literarios.

Allí he encontrado antologías poéticas, novelitas de ensueño o, incluso, clásicos que, tristemente, ya no daba con ellos.

Existen librerías que, “a la Zafón”, parecen cementerios de libros olvidados hasta que un alma errante como la mía depara en ellos paseando por esos pasillos de conocimiento e imaginación.

El otro día encontré muchas joyitas.

¡Me fui tan contento para casa con mis libros..!

Uno de ellos es muy reconocido por todos por una frase que atesora en su interior…

Milana bonita.

En 1981 el escritor, Miguel Delibes, publicó su obra, ‘Los santos inocentes’. La pueden encontrar en la editorial Espasa Calpe. No vale ni nueve euros.

En la obra puedes advertir una denuncia que visibiliza la desigualdad entre campo y señorío. Por un lado encontramos a los siervos. Sumisos, respetuosos con el amo y perros de caza de sus señores.

Y por otro, hallamos a los señores que, con su mentalidad de clase de privilegios y sin consideración ni piedad con sus siervos, campan a sus anchas.

El libro está ambientado en los años sesenta, sabe usted.

La explotación y sufrimiento se manifiesta en el padecer de los que estaban abajo, es decir, las clases más pobres, que carecían de oportunidades para tomar otro rumbo.

Frases como:

‘Con una pizca de conocimiento podrá salir de pobre’; ‘Aquí estamos para lo que guste mandar’; ‘Tú, oír, ver y callar’; ‘Limpia la cocina, barre la casa y prepárale algo de comer a tu marido…’

Una vida sin futuro, sin sueños y con un destino impuesto.

Una novela ambientada en los años sesenta, sabe usted.

Y en esa niebla de Extremadura donde se localiza la obra aparece la poesía.

Poema en forma de personaje literario en la figura de Azarías. Dulzura para y con todos los seres vivos.

Alma pura de la obra, santo inocente de esa España rural que aún perdura en ciertos lugares y yo lo sé bien.

Milana, milana bonita.

Enamorado de los campos, de las aves, de su familia (la niña chica)

Delibes advierte la marginación que padecen las personas que sufren discapacidad intelectual.

Sangre, sudor y lágrimas. Muchas lágrimas, sabe usted.

Esta lírica novela se llevó al cine de la mano del realizador, Mario Camus, en el año 1984.


Protagonizada por mi paisano, Alfredo Landa (que a veces, físicamente, me recuerda a ti, papá), Paco Rabal (en el papel de Azarías. Impresionante), Terele Pávez (pobre Régula. A mandar, que para eso estamos) y Juan Diego (el señorito).

No se la pierdan, por favor. También es poesía.

Estarán de acuerdo conmigo en que merece la pena perderse por una librería, ¿verdad?

Allí donde no existen clases sociales. Donde el rico y el pobre son personas. Nada más.

Donde tu vista vuela y se posa en un precioso libro como el de ‘Los santos inocentes’ y gritas en tu interior…

¡Milana, milana bonita!

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Milana bonita