Blog / La cometa de Miel

Homo maniaticus

Por Pablo Sabalza 03 Abril, 2018 - 9:10

La mayor manía de todas es la pasión, y yo soy un esclavo natural de la pasión: el equilibrio entre mi cerebro, mi alma y mi cuerpo es tan salvaje y delicado como la piel de un jarrón Ming.

Una mujer se muerde las uñas de las manos.
Una mujer se muerde las uñas de las manos.

No conozco persona que no tenga alguna manía.

A unos les gusta dormir con la ventana abierta y a otros con la puerta cerrada. Hay personas que el periódico lo empiezan a leer desde las esquelas y, a partir de ahí, van iniciando su lectura. Unos quieren que se coloque su vaso a la hora de comer a su izquierda; otros que su lápiz siempre esté afilado y hay algunas personas, incluso, que les molesta que se mastique chicle.

Y así, mis queridos lectores de Navarra.com, un eterno etcétera.

El otro día proyectamos en la sala de Ámbito Cultural una película española protagonizada por Paco León, Rosy de Palma y Óscar Martínez, entre otros,  titulada Toc Toc. (Canción de Macaco, incluida).

El Trastorno Obsesivo Compulsivo o más conocido como TOC es un trastorno mental en el cual las personas tienen pensamientos, sentimientos, ideas, sensaciones (obsesiones) y comportamientos repetitivos e indeseables que los impulsan a hacer algo una y otra vez.

Vamos, lo que toda la vida hemos conocido como una manía. Eso sí, debo decir que es una manía elevada a la n.

Aquel que cree que se ha dejado el gas encendido, el grifo sin cerrar, el fuego de la vitro funcionando, las llaves dentro de casa, la radio puesta…y regresa una y otra vez a su hogar para comprobar que todo está en su sitio y que su morada, pese a su trastorno, no sufrirá ningún desperfecto o deterioro.

No les extrañe cuando lean que, por ejemplo, Charles Dickens cada vez que se quedaba en un hotel debía reacomodar todos los muebles. Y así, todas las mañanas inspeccionaba las camas de sus hijos y cuando terminaba, les dejaba notas sobre su insatisfacción con el aseo. Muchos aseguran que todo se remonta a su niñez, cuando la pobreza obligaba a su familia a moverse constantemente de hogar. Así, Dickens repetía los patrones para sentir control. 

O quien, por el contrario, no puede ser tocado por nadie, ya que tal acto lo considera un contagio de bacterias conllevando a que, continuamente, esté lavándose las manos, brazos o resto del cuerpo. Este caso es el del pintor, escultor y arquitecto del Renacimiento, Miguel Ángel, atormentado por un Trastorno Obsesivo Compulsivo del que muchos biógrafos hablan.

Tenía una vida bastante solitaria: su familia había muerto y no tenía amigos por su carácter huraño (provocado por el mismo problema), no permitía que lo tocaran por el mismo miedo a que los gérmenes se traspasaran.

Ah!! Y dormía siempre con las botas puestas

Beethoven, el prolífico compositor que quedó sordo en su edad adulta, también fue diagnosticado con Trastorno Obsesivo Compulsivo por muchos de sus biógrafos y algunos aseguran que incluso padeció bipolaridad. Cuando tenía alguna presentación y escuchaba murmullos de la audiencia, detenía sus interpretaciones. También se cuenta que temía contaminarse por miembros de la corte y, por esta razón, el Archiduque Rudolph debía disculparlo con los demás.

Dicen que la mayoría de escritores tienen alguna manía como escribir por las noches, empezar todos sus libros por la palabra ‘azul’ o acabarlos con el verbo ‘soñar’.

En ocasiones escucho las ’rarezas’ de ciertas personas y perdonen mi atrevimiento y disimulen mi franqueza, pero me resultan tonterías, boberías o, si mi aprietan, estupideces.

Y si no me creen, juzguen:

El amigo David Beckam, súper estrella del fútbol y modelo profesional, es conocido en los hoteles por su obsesión con el orden y tener sus cosas siempre de a pares en el closet y en la nevera.

El actor Leonardo DiCaprio admitió haber luchado con este trastorno cuando se dio cuenta de que contaba los chicles pegados de la acera y las puertas por las que pasaba; Hasta el mismo presidente de EEUU, Donald Trump, manifestó: “Los profesores tienen 17.000 gérmenes por pulgada de su escritorio, no le dé la mano a ninguno". Igualmente no oprime el botón "primer piso" en el ascensor debido a los gérmenes.

Regreso a la película Toc Toc y, concretamente, a la letra de la canción de Macaco que viene a decir:

Toc Toc

Abre la puerta

Toc toc

Saca tu loco a pasear…

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Homo maniaticus