• sábado, 01 de octubre de 2022
  • Actualizado 00:00

Blog / La cometa de Miel

La fuentes de Pamplona

Por Pablo Sabalza 16 febrero, 2022 - 9:10

Cuando bebas agua, recuerda la fuente.

Fuente de la plaza de Merindades, en Pamplona.

Cuando era niño le pedía a mi madre que me llevase a la fuente que está ubicada en la plaza de Merindades para admirar los dulces tiros de agua. Aquellos relámpagos azules que danzaban en círculo o en espiral simulando a mis ojos ser hilos de araña.

Agarraba su mano como si de un flotador se tratase para continuar, navegantes de la civilización, por las calles de la ciudad donde descubrir otras fuentes.

A la fuente de Blanca de Navarra la denominaba ‘La fuente del pájaro’, pues siempre había alguno, trémulo y párvulo, posando o aleteando. Qué inocencia la de un niño, ¿verdad?

Mi madre (Amalia) aprovechaba para contarme la historia de la plaza y el nombre que la bautizaba. Y así, de una manera lúdica y soñadora, daba mis primeros pasos en el conocimiento de mi ciudad, siempre tan presente y tan invisible al mismo tiempo.

¡Vamos, mamá –gritaba-, vamos a seguir navegando!

Subido a lomos de mi capitana nos dirigíamos a la fuente-estanque de Conde Rodezno (Plaza de la Libertad) o, apodado en mi infancia, ‘El estanque de las estrellas’, pues pensaba, iluso de mí, que éstas se bañaban cada noche, en aquella piscina inmensa, convirtiéndose en migajas de cristales ondulados.

De un estanque zarpábamos a otro, ya que, próximo, se encontraba el sito en la Plaza de la Cruz al que, evidentemente, llamaba, ‘El estanque del Dragón’ donde las alargadas sombras de los árboles envolvían el escenario en un enigmático maleficio.

Próxima al estanque nos deteníamos en la Fuente de la Plaza Príncipe de Viana. 

Recuerdo los chorros como alas de agua, así como la caída de sus gotas, similares a níveas gaviotas, que desaparecían en su dulce cantinela. 

Aquellas estrofas de notas armoniosas y pura aristocracia de las rotondas y avenidas… ¡qué olvidadas os tenemos!

Hay una verja en mi memoria que no me deja alcanzar a recordar aquellas fuentes de mi niñez.

No obstante, quizás a ustedes, queridos amig@s de Navarra.com, les apetezca acercarse a éstas y a otras fuentes que engalanan nuestra ciudad.

Allí donde encontrarán el plácido vidrio desnudo y cristalino. En esas fontanas de Pamplona donde hundir nuestras manos en su agua y así dejarnos morder por los dientes de una serpiente acuosa.

Advertir el suspirar melodioso en un oasis ruidoso de tráfico y pasos atropellados.

A continuación, les facilito un listado de las fuentes de nuestra ciudad. Por si quieren pasear hasta ellas y observar el vuelo de su palabra azul, azul y redonda.

Mientras tanto, déjenme que regrese a mi memoria para buscar el pájaro y el dragón y las estrellas de las fuentes de mi ciudad en cuya melodía vibra una voz querida.

RELACIÓN DE FUENTES DE PAMPLONA

CASCO ANTIGUO

C/ Descalzos, 52.

C/ Navarrería (fuente de Santa Cecilia).

Plaza del Consejo (fuente de Neptuno niño).

Plaza de Recoletas.

Plaza de San José.

Plaza del Castillo (estanque).

C/ Labrit.

C/ El Vergel.

Cuesta de San Lorenzo.

Plaza de los Burgos.

PARQUE DE LA TACONERA

Monumento Gayarre (estanque).

Vista Bella (fuente y estanque).

Parque infantil.

Fosos.

Fuente de los Desamparados.

CIUDADELA

En el centro de la Ciudadela (estanque).

En el Parque Glacis de Vuelta del Castillo (estanque).

OTRAS ZONAS

Rotonda Avda. Navarra, Agrupación Deportiva San Juan (estanque).

Vaguada de Ermitagaña (estanque).

Jardín de Eugui (estanque).

Plaza Merindades.

Plaza Principe de Viana.

Plaza Blanca de Navarra.

Parque Media Luna (fuente de Sarasate).

Plaza de la Libertad.

Plaza de Yamaguchi (interactiva).

Plaza de Yamaguchi (cortinas).

Plaza de Yamaguchi (estanque con géiser y cascada).

Parque del Mundo.

Plaza de la Cruz (estanque).

Parque del Runa (canales).

Luis Morondo.

Parque del Orfeón Pamplonés (estanque con géiser).

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
La fuentes de Pamplona