Blog / La cometa de Miel

Enamorados tóxicos

Por Pablo Sabalza 19 febrero, 2018 - 9:16

El día 14 de febrero muchas personas celebraron el Día de los enamorados. Se regalaron flores, bombones  o detalles que rubricaron su amor.

La princesa Mirada Azulada pidió a sus pretendientes que aguantaran un año a las puertas del castillo.
La princesa Mirada Azulada pidió a sus pretendientes que aguantaran un año a las puertas del castillo.

Lamentablemente, no todo el mundo goza de una relación basada en el respeto, cariño y comunicación. Existen personas que sufren lo que, comúnmente, se denominan relaciones tóxicas y a las que les resulta muy difícil construir una vida en común…

“Había una princesa tan guapa y tan bella como una nube blanca llamada Mirada Azulada.

Tenía tantos aspirantes que cada día veía a diez, existiendo una lista de espera de más de dos años. Tanto cortejador, como suele ocurrir a aquellas personas que se les halaga en demasía, había hecho de la princesa, Mirada Azulada, una joven arrogante, prepotente y carente de toda humildad.

Cansada Mirada Azulada de tanto pretendiente decidió, previa autorización de su padre, el rey, deseoso de que su hija se casase y cambiase su actitud, crear un concurso.

Todos aquellos que quisieran casarse con la princesa más bella que reino ha conocido pero también más presuntuosa debían pasar trescientos sesenta y cinco días frente a los muros del castillo, de pie y sin poder moverse. Aquel que aguantase el año entero frente al muro se casaría con la princesa y se convertiría en príncipe.

Y así empezaron a discurrir los días: las estaciones con sus flores, las noches con sus fríos vientos…

Eran cientos, ¡qué digo!, miles, los jóvenes que se habían dado cita el primer día del concurso frente al muro para acceder al cabo de un año a la mano de la joven princesa.

Conforme iban pasando las jornadas, muchos abandonaban bien por problemas físicos, bien por aburrimiento, bien por considerar que era una pérdida de tiempo.

Mirada Azulada había posado su maravillosa vista en un joven llamado Platón.

La princesa se disfrazaba de campesina y se acercaba al joven para obsequiarle con agua, pan y quesos.

¡Muchos campesinos ayudaban a los jóvenes!

Otras veces, la princesa pagaba a algún trovador para que cantase alguna canción que animase a su joven preferido.

Y pasaron los días y los meses y las estaciones.

Cada vez quedaban menos jóvenes y, entre ellos, estaba Platón.

El frío en invierno fue mucho. El calor en verano, asfixiante. Las lluvias, cuantiosas.

Y allí seguían ya sólo tres jóvenes frente al muro.

A una semana de cumplirse el año, los dos jóvenes que acompañaban a Platón, abandonaron el concurso.

La princesa estaba loca de alegría gritando por los pasillos del castillo:

―¡Me caso, me caso!

Junto con el sastre ultimaba los bordados de su traje de novia, perfilaba la lista de invitados a la boda y el banquete que se iba a degustar.

A sólo un día de cumplirse el año, concretamente el día 364, el joven Platón abandonó el muro del castillo, tomando su bolsa y regresando a su hogar.

Al llegar a su aldea, su padre, de nombre Sócrates y el rey, alertado por el abandono del joven, le esperaban en la casa, preguntándole su progenitor:

―¿Por qué, hijo mío, a sólo un día de cumplir el año y ganar el concurso, con todo lo que has sufrido, abandonas?

―La princesa, su hija ―argumentó mirando al rey―, aun considerándome su favorito, colmándome de alimentos y distracciones, no ha impedido que su amor, es decir, yo, sufriese el frío, la lluvia y las estaciones.

Aquella persona que te haga sufrir aunque sea un minuto, simplemente, no te ama.

No se puede hacer sufrir a quien amas ―sentenció Platón―.

Sócrates, emocionado y con orgullo de padre, asintió, y el rey se marchó avergonzado por la lección que el joven Platón le había dado.

Dicen que al contárselo el rey a Mirada Azulada ésta reaccionó, reflexionando por su actitud y admitiendo el escarmiento recibido.

Con el tiempo la princesa se casó y hay quien dice que jamás hizo sufrir a quien amó, ni a su marido, ni a su familia ni al resto del mundo.”

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Enamorados tóxicos