Blog / La cometa de Miel

Blanco, azul y amarillo, en el Día de Canarias

Por Pablo Sabalza 30 Mayo, 2018 - 9:28

Cuando un canario quiere a quien le sabe querer. De tanto querer se muere y muerto quiere también.

Las Islas Canarias, un lugar con encanto.
Las Islas Canarias, un lugar con encanto.

La semana pasada mi compañera de redes sociales, Lorena, me solicitó una frase que describiese mi sentimiento hacia las Islas Canarias, ya que mi aportación figuraría, junto a la de otras personas,  en un vídeo que se tiene previsto publicar con motivo de la celebración del Día de Canarias.

En mi caso es muy difícil resumir en una frase el sentimiento de profundo amor y respeto que tengo a esta tierra, ya mía, que me arropó hace ya casi quince años.

Era tal el anhelo que tenía por avistar sus rincones que visité cada una de sus islas con una mochila y una caseta (tienda de campaña) para así conocer a sus gentes, sus leyendas, sus escondites  y, por ende, su idiosincrasia.

A raíz de este recorrido publiqué un libro que ha llegado a miles de hogares y se hace camino en infinidad de centros docentes como lectura formativa.

Gara, Jonay, Ico, Armiche, Guizé, Guayafanta, Galdós, Manrique, Kraus…

Abandero Canarias en Navarra y Navarra en Canarias…pues es mi tierra y mi mar lo único que me riega y me florece.

¡Ay, si supiesen cuánto he reído y llorado por ellos!

Cuando me voy de viaje, no sé, a Egipto, por ejemplo, o a París, y estoy viendo la Torre Eiffel o las pirámides de Gizé; o cuando paseo solitario por Sangüesa, mi añorado pueblo, advierto, de repente, que estoy tarareando o silbando la música de Benito Cabrera (Nube de hielo) y  así, una mezcla de alegría y tristeza, como si saborease al mismo tiempo una fresa y un limón, se aposenta en mi corazón al echar de menos mis afortunadas islas.

Mi trabajo me permite, mensualmente, acercarme a la cultura de esta bendita tierra en forma de pintura, música, fotografía, historia o literatura absorbiendo en mi esponja de conocimiento, día a día, una gota de formación canaria.

Adoro y me doro en esta tierra.

En ella me hago más gaviota y más azul.

Como sus quesos y bebo sus vinos.

Y me añurgo, vaya si me añurgo, al pensar en dejar un día esta tierra.

Nubes, mar y arena.

Blanco, azul y amarillo.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Blanco, azul y amarillo, en el Día de Canarias