• miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 03:20

 

 
 

Blog / La cometa de Miel

Anillos de oro

Por Pablo Sabalza 22 marzo, 2021 - 10:29

Nuestros recuerdos son nuestra riqueza.

Una fotos antiguas evocan la nostalgia de otros tiempos.
Una fotos antiguas evocan la nostalgia de otros tiempos.

Déjenme que retroceda en el tiempo de la mano del compositor y músico español fallecido el pasado martes día 17 de marzo, Antón García Abril.

Era el año 1983 y en aquel frío de las calles navarras sonaba, cálido, un nimio silbido que entonaba la banda sonora de la serie de televisión, Anillos de oro, protagonizada por Imanol Arias y Ana Diosdado. 

El más dulce de los recuerdos resucita a todos mis seres queridos al escuchar, una vez tras otra, aquella melodiosa canción.

Y así se instala en mi memoria la nostalgia del pasado. 

Las rodillas amoratadas de jugar con la pelota con el deseo de emular el 12-1 que la selección española imponía a Malta. ¡Señor, gol de Señooor! (con aquella voz rota por la emoción del locutor José Ángel de la Casa).

Epi, Corbalán, Iturriaga, Sibilio y Romay, entre otros, bajo el mando de Antonio Díaz-Miguel nos daban la plata en el campeonato de Europa de baloncesto.

El Volklswagen Golf, coche más vendido en la última década, daba paso a la novedad del momento, el Peugeot 205.

El periodista musical natural de Caparroso, Joaquín Luqui, con su célebre coletilla, ‘Tres, dos o uno. Tú y yo lo sabíamos’ anunciaba los números uno en los 40 principales.

La fiesta nacional de Mecano, El rock de una noche de verano de Miguel Ríos, El barón del bidé de La Trinca, Let’s Dance de David Bowie, Y, ¿cómo es él? de José Luis Perales… Dyango, Camilo Sesto, Emilio José, el Gran Tino Casal, Mike Oldfield, Rod Stewart, The Police…

Y por supuesto, el primer disco de Barricada, Noche de Rock & Roll.

Marisol Elizari prendía la mecha del cohete anunciador de los Sanfermines de ese año. La segunda mujer en hacerlo tras Elisa Chacartegui.

En la televisión se disponía solamente de dos canales. No había zapping ni había mandos a distancia. Eso vino después. 

El éxito de las series norteamericanas llegaba de la mano de M.A.S.H que mostraba la existencia cotidiana de un grupo de médicos militares que desarrollaban su labor en un Hospital de campaña detrás de la línea del frente de combate y en la que se advertía su crítica a la Guerra de Vietnam que tenía lugar cuando la serie se estrenó.

Y, por supuesto, la famosa serie, Fama…y su célebre frase: ‘Queréis la fama, pero la fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar. Con sudor.’ 

¡Vamos, como ahora! 

Quién no se acuerda de aquellos jóvenes como Leroy, Bruno Martelli, Danny Amatullo o la profe Lydia Grant.

Emilio Aragón nos sorprendía con el programa ‘Ni n vivo ni en directo’ y nos mostraba cómo podíamos reír a carcajadas viendo a una persona seguir una simple línea blanca sonando la música de la banda sonora de ‘El Puente sobre el Río Kwai’.

Los más pequeños comíamos nuestro bocata diario viendo a Espinete y a Don Pimpón junto a Chema y Ana y Don Julián.

Cantábamos las canciones de Enrique y Ana y de Parchís. 

Aunque no puedo olvidarme de Torrebruno y su ‘Rocky Carambola’.

La moda también estaba presente en forma de pantalones de pierna recta, jerséis con cuellos en V, camisas de polo con cuello de terciopelo, botas de estilo vaquero, pantalones y chaquetas de pana…

Mi mano buscaba la mano de mis abuelos que iban a buscarme al colegio.

Mi abuela me cortaba el pelo como nadie lo hará jamás.

El actual presidente de Osasuna, Luis Sabalza, ganaba la liga senior Navarra de baloncesto como entrenador del equipo de Cantolagua de Sangüesa.

Nuestro equipo rojillo lo conformaban nombres como Vicuña, Biurrun, Castañeda, Esparza, Lecumberri, Mina, Purroy, Lumbreras, Rípodas, Bayona, Dioni, Tirapu, Martín, Echeverría, Iriguibel… ¡Madre mía!

La avenida Carlos III era un ir y venir de coches. En la calle Olite se aparcaba en medio de la calle formando a su vez dos hileras (y nunca había sitio para aquel Renault 5 NA-7630-E)

Mi familia era y es el anhelo infinito por querer prolongar lo finito.

Y todo este recuerdo que ahora les plasmo, mis queridos amigos de Navarra.com, emana por esta canción, esta preciosa melodía de aquella serie llamada, Anillos de oro.

¿La escuchamos juntos?

Acompáñenme a perdernos en la fragancia de una dulce melancolía.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Anillos de oro