Blog / La cometa de Miel

Abrid esta tumba: al fondo se ve el mar

Por Pablo Sabalza 03 Octubre, 2016 - 10:13

El bueno de Julián Gayarre hoy reposa en el cementerio del pueblo del Roncal bajo un impresionante mausoleo obra del escultor Benlliure.

Mausoleo de Julián Gayarre en el Roncal.
Mausoleo de Julián Gayarre en el Roncal.

"Desengáñate, amigo Julio; la gloria del artista de teatro es como el sueño de una noche; un pintor, un poeta, un compositor dejan sus obras. De nosotros, ¿qué queda?...Nada, absolutamente nada. Una generación que dice a la otra: ¡Cómo cantaba Gayarre!.. Cuando mi garganta diga: ya no puedo más, ¿qué quedará de Gayarre? Un nombre que durará lo que duren los que me oyeron, pero después ni aun eso. Créeme pues, amigo Julio, que nuestra gloria no vale ni dura el humo de un cigarro. Esta es la verdad.”

El bueno de Julián Gayarre hoy reposa en el cementerio del pueblo del Roncal bajo un impresionante mausoleo obra del escultor Benlliure, gran amigo del tenor.

Ambos se prometieron lo siguiente: Si Benlliure fallecía primero, Gayarre se comprometía a cantar en sus funerales. Si por el contrario, el primero en morir era Julián Gayarre, su amigo le haría un mausoleo. Gayarre murió primero.

Esta semana quisiera acercarles a los lugares en los que descansan célebres personajes de la historia.

No es que yo sea amigo de los camposantos aunque debo decirles que alguna tarde he dedicado a pasear por el cementerio de Montparnasse para contemplar el lugar donde reposan Emilio Zola, François Truffaut, Edgar Dégas, Alejandro Dumas, Cortázar, Sartre…

A los amantes de la pintura les diré que Vincent Van Gogh, célebre pintor neo-impresionista holandés, pueden ir a visitarlo al Cementerio de Auvers-sur-Oise, en París, junto a su hermano Theo. No les resultará difícil encontrarlos, ya que sus tumbas están cubiertas por una hermosa capa de hiedra.

Si lo que desean es visitar a Picasso se deberán desplazar a un castillo, nada menos que al Castillo de Vauvenargues, situado a unos 15 kilómetros de la ciudad del sur de Francia, Aix en Provence, capital histórica de la Provenza y en la que el pintor duerme eternamente junto a su última esposa, Jacqueline. Concretamente, está enterrado a los pies de una gran escalera que da acceso al castillo. Para ser exactos, en el jardín. Sobre la tumba se puede ver la estatua que se realizó para la exposición universal de París en 1937, ‘La mujer con vaso’ al presentar allí el Guernica.

Leonardo da Vinci, conocido popularmente por sus obras más célebres: La Gioconda, La última cena y El hombre de Vitrubio, canon del cuerpo humano, también está en otro castillo. En este caso se encuentra en la Capilla del Castillo de Amboise, en el Valle del río Loira, en Francia.

Si son, que me consta que lo son, amantes de la música pueden desplazarse a Viena y dirigirse al Schubert Park de Viena, lo que antes era el Cementerio de Währing para contemplar un bello monumento que preside la tumba de Ludwing van Beethoven, uno de los más grandes compositores de la historia de la música.

Pero si lo que les gusta es el guitarreo, ¡ay, amigos!, entonces tenemos que irnos a Greenwood Memorial Cemetery, en Seattle, Washington y rendir pleitesía a Jimi Hendrix, considerado por la célebre revista ‘Rolling Stone’, el mejor guitarrista de todos los tiempos. (Paco de Lucía afina sus cuerdas en el cementerio viejo de Algeciras, en Cádiz)

Y si les digo que siempre que me tomo un vino acabo cantando la canción ‘New York, New York’… Seguro que ya saben de quién les hablo, ¿verdad? Frank Sinatra, conocido como 'La Voz' y uno de los símbolos del siglo XX, engatusa, como diría él, ‘My way’, a los pajaritos del Desert Memorial Park en California.

¡Amantes del Tango, uníos! …que Carlos Gardel os espera en su espectacular tumba en el Cementerio de La Chacarita, en Buenos Aires, Argentina.

Quiero advertirles una cosa. Ni Elvis vive, ni Walt Disney está congelado. Lo siento.

El primero pueden hallarlo en su mansión Graceland, en Memphis, Estados Unidos. Por cierto, la segunda casa más visitada de los Estados Unidos por detrás de la Casa Blanca.

A Walt Disney será más difícil, ya que sus cenizas (espero que no fuesen cenizas congeladas) fueron esparcidas en el Forest Lawn Cemetery de Glendale, California.

Pero si a ustedes lo que de verdad les apasiona es el séptimo arte y en su juventud quedaron impresionados por los filmes Operación Dragón o Furia oriental, sabrán que me estoy refiriendo a Bruce Lee.

Su muerte, al igual que la de su hijo, Brandon, llegó en misteriosas circunstancias. Bruce Lee llegó al apartamento de una amiga aquejado de un fuerte dolor de cabeza. Betti Ting Pei le proporcionó un analgésico y, a causa de un componente de éste, el gran héroe de China entró en un coma del que jamás regresaría.

El cadáver de Lee se halla junto al de su hijo en el Lake View Cemetery de Capitol City, Seattle, Washington.

Norma Jean, más conocida como Marilyn Monroe, es quizás la estrella de Hollywood más conocida de todos los tiempos, uno de los mitos más importantes del cine y uno de los más grandes sex symbols del pasado siglo. Hoy, sus restos, descansan en una inadvertida lápida del el Westwood Memorial Cemetery de Los Ángeles, California.

Les resultará curioso saber que Charles Chaplin fue exhumado y robado con el objeto de extorsionar a la familia del cineasta, pero finalmente los profanadores fueron capturados y el cuerpo de Chaplin fue enterrado a dos metros bajo tierra con una buena capa de cemento en el Cementerio de Corsier, en Vevey, Suiza.

Y no pueden faltar escritores, en este caso sus tumbas, como la de Edgar Allan Poe que murió cuando sólo contaba con 40 años, y las causas nunca han trascendido. El lugar de enterramiento original, en Westminster Burial Ground, Baltimore, (Maryland) lo recuerda una lápida que reza "original burial place of Edgar Allan Poe" (lugar de enterramiento original de Edgar Allan Poe). El cadáver del escritor fue después trasladado junto con su esposa, Virginia, a otro lugar en el mismo cementerio, donde se levanta un monumento en su honor y siempre hay flores frescas.

De Cervantes y de Lorca hablaremos otro día

…Y de William Shakespeare, dramaturgo y poeta inglés, y todo un referente de la literatura inglesa y mundial, les señalaré que sus restos yacen en la Holy Trinity Church, en Stradford Upon Avon. El epitafio de su tumba dice así:

"Buen amigo, por Jesús, abstente de cavar el polvo aquí encerrado. bendito el hombre que respete estas piedras, maldito el que mueva mis huesos".

Y así me podría extender advirtiéndoles que la tumba del emperador Bonaparte se encuentra en la cúpula de Los inválidos, en París; Kennedy está en el Cementerio de Arlignton y su tumba está alineada con el Monumento a Lincoln, y junto a él, además de su esposa e hijos yacen sus hermanos Robert y Ted o que los restos mortales de Isaac Newton reposan en la Abadía de Westminster junto a otros grandes genios ingleses como Charles Darwin, David Livingstone, Charles Dickens o Alexander Pope.

Me despido con un poema de uno de los grandes escultores del siglo XX, Jorge Oteiza,  titulado ‘Entro en la palabra. Me quedo’:

He visto morir a Itziar, no he podido hacer nada.

Me acerco, lloro junto al árbol, miramos los dos al cielo.

Seguramente no estás ya en ninguna parte, solamente aquí, en mí, conmigo.

La ha besado la muerte.

Baja en su rostro lentamente, de Dios, una lágrima de sufriente, infinita dulzura.

 Me acerco a Dios. En lo alto de una colina lo veo desaparecer.

Le seguían a distancia unos campesinos con alas.

Entro y salgo en la palabra.

Entro en el muro y salgo.

Entro en mi cuerpo y salgo.

No es tan incompleto mi cuerpo, mi país.

Entro en mi país y salgo.

Entro en la palabra. Me quedo.

Os digo que no estoy.

Estamos en el fin. A ninguna parte hemos llegado.

 Ponedme en la mano tierra, tierra alrededor.

Ya no queda tierra para uno, pronto.

La tierra es para todos. A mí, acostadme de un lado.

Que sea del derecho. Es como duermo.

Y no me toquéis. No quiero nada encima, sólo hierba.

Que pueda sentir una vaca que pasea.

Que la meada de la vaca o de un pollino me llegue hasta el costado izquierdo. Tierra a la vista.

Llego un poco tarde, perdonadme.

 Ya estamos todos. Podéis mezclar nuestros huesos.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Abrid esta tumba: al fondo se ve el mar