Blog / Marea de libros

Vuelta a lo salvaje

Por Leire Escalada 10 marzo, 2016 - 1:16

Pilar Adón presenta su novela "Las efímeras" en la librería Walden de Pamplona el próximo jueves, 17 de marzo, a las 20:00 horas.

Pilar Adón (Madrid, 1971) propone en Las efímeras una vuelta a lo salvaje, a lo primitivo, a la naturaleza. Pero ese regreso a lo natural, al origen, dista de ser idílico o apacible. En su novela, publicada por Galaxia Gutenberg, hay lluvias torrenciales, ladridos rabiosos, maleza tupida, árboles que aprisionan. Y barro, un lodo físico, pero también figurado, porque la autora se atreve a mancharse  y ahondar en las sombras de los seres humanos y sus relaciones. 

Las efímeras cuenta cómo es la vida de dos hermanas, Dora y Violeta Oliver, que viven en una casa aislada a las afueras de una comunidad, La Ruche, que surgió en los albores del siglo XX como colegio para niños huérfanos. Esta comunidad rural, décadas después, está dirigida por Anita, quien se encarga de hacer cumplir las normas y preceptos que la rigen, quien determina quién se queda y quién no. Un modo de vida que recuerda a las sociedades utópicas, como los falansterios que ideó Fourier en el XIX. 

La narración se mueve en un tiempo indeterminado y se juega con ello, con el presente de las Oliver y ese periodo pasado, el origen de La Ruche, que da importantes hilos que seguir al lector.

TEJER LA DOMINACIÓN

Es una historia sobre la dominación, sobre cómo teje sus hilos, de qué manera se ejerce el control y el poder; qué espacio queda para la libertad. Dora somete a su hermana menor y la encierra para impedirle que se acerque al joven Denis, preso del pasado que lo convierte en un maldito. Es también el relato de una venganza y de una soledad que, en el estéril intento de algunos personajes por maquillarla, se muestra con crudeza. 

"Creo que fue Schopenhauer quien dijo que el instinto social de los hombres no se basa en el amor a la sociedad, sino en el miedo a la soledad, y estoy totalmente de acuerdo", dice Tom, joven habitante que ha aterrizado en La Ruche, que completa el elenco de personajes.

La novela exige al lector y lo envuelve en una atmósfera muy bien lograda: la naturaleza oprime, funciona como trampa, como jaula; también como espejo e interruptor de la violencia. Las descripciones no son meras composiciones de un paisaje porque el entorno tiene su propio rol. El lenguaje, exacto y muy cuidado, es otra de las características de esta obra instrospectiva que reflexiona sobre el individuo y los puentes que le unen (o separan) a los otros.

Adón visitará Pamplona el próximo jueves 17 de marzo para presentar la novela en la librería-café Walden, a partir de las 20:00 horas.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Vuelta a lo salvaje