Blog / Marea de libros

Sufre como quieras

Por Leire Escalada 15 diciembre, 2016 - 8:14

El escritor y editor británico Max Porter publica "El duelo es esa cosa con alas", una novela poética sobre el dolor y la pérdida.

El cuervo es el personaje elegido para explicar lo indecible en "El duelo es esa cosa con alas".
El cuervo es el personaje elegido para explicar lo indecible en "El duelo es esa cosa con alas".

El duelo es esa cosa con alas. Así ha bautizado el editor y escritor Max Porter (Reino Unido, 1981) su primera novela, y cuarto título del catálogo que emprende la editorial Rata. Esta es, como ya avecina su título, una historia en la que lo onírico y lo real van de la mano y que demuestra, una vez más, que la literatura es siempre un territorio fronterizo. Aquí hay narración, poesía, plumas de cuervo, platos sin fregar, botellas de vino y besos. 

En esta novela, que es también un interesante experimento formal con tres narradores - papa, niños y cuervo -, Porter habla de la pérdida y de la ausencia. Escribe sobre ese intento de poner en palabras el dolor indescriptible de la muerte de un ser querido. Cuando era un niño, el autor perdió a su padre y en este libro, galardonado con el Premio Dylan Thomas 2016, narra la historia de un hombre, padre de dos niños, al morir su esposa.

Fantasía y realidad se conjugan en este relato fragmentado de versos y pequeñas historias, preñadas de recuerdos y ese vacío inmenso que se va llenando de plumas negras. La principal fuerza de este relato de relatos es precisamente su aparente aspecto deshilachado, como cascotes de un espejo roto, como queda la vida: "Las vacaciones y la escuela se convirtieron en una misma cosa".

LA LUZ QUE SE CUELA

La voz del cuervo, ese ala amiga, violenta y salvaje abierta, convive con la de las certezas que pesan: "En su último día sobre la faz de la Tierra, el enfermo no deja una nota pegada a la botella de vino tinto donde avisa 'Ni se te ocurra, cabroncete'. La muerte no llegó a distraernos, no han quedado residuos de los cuidados que ella hubiera podido requerir, lo que la entretenía era la vida misma y de repente, dejó de estar aquí".

Estamos ante un libro de belleza extraña, en el que suenan los poetas Ted Hughes y Emily Dickinson, y que llama a la libertad, incluso en el sufrimiento. "No permitas que nadie te diga cómo debes leer. No permitas que nadie te diga cómo debes sufrir", clama el autor desde la portada, donde también habla de la vida "sombría" y "divertida".

La obra, prologada por el novelista Jesús Carrasco, autor de Intemperie y La tierra que pisamos (Seix Barral), recoge también una entrevista a Porter realizada por el traductor al castellano del texto, el periodista Milo Krmpotic

El duelo es esa cosa con alas es una novela en la que adentrarse con las alas abiertas. Y Rata - con un diseño originalísimo de cubiertas, por cierto - una editorial a la que seguir la pista

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Sufre como quieras