Blog / Marea de libros

Ni contigo ni sin ti

Por Leire Escalada 09 enero, 2020 - 8:52

La segunda novela de Sally Rooney retrata la historia de amor y amistad entre dos jóvenes que se quieren pero no encuentran su lugar juntos.

Marianne y Connell, en una de las imágenes de la serie que ya se está grabando para BBC y Hulu.
Marianne y Connell, en una de las imágenes de la serie que ya se está grabando para BBC y Hulu.

Si bien los personajes de la Rayuela de Cortázar andaban sin buscarse pero sabiendo que andaban para encontrarse, a los protagonistas de Gente normal de Sally Rooney (Castlebar, 1991) les sucede lo contrario. Marianne y Connell son dos compañeros de instituto que no paran de seguirse los pasos pero no acaban de encontrar su lugar.

En esta segunda novela, publicada tras el exitoso debut de Conversaciones entre amigos, la escritora irlandesa recorre cuatro años de vida de sus protagonistas, desde el instituto a la época universitaria. La historia, contada en tercera persona, con un narrador cómplice, tiene un planteamiento sencillo: el amor y la amistad de estos dos jóvenes cuyas coordenadas vitales son opuestas.

Ella es una joven solitaria, a quien maltratan en instituto y en su propia casa, mientras que él es un chaval popular. Además de cruzarse en clase, sus vidas están ligadas porque la madre de Connell trabaja como limpiadora en la imponente vivienda donde vive Marianne con su madre y su hermano, con quienes mantiene una relación tensa y violenta. Sin embargo, al llegar a la universidad, las tornas giran y quien se siente desplazado y solo es el chico mientras que ella hace amigos rápidamente. Ambos son buenos estudiantes, con inquietudes, pero muy distintos respecto a su forma de enfrentarse al mundo.

SILENCIOS CLAVE

Rooney, con un estilo claro, directo, a veces raso, muestra cómo son y sienten estos dos jóvenes, dos personajes complejos que van descubriendo distintas facetas conforme avanza el relato. Ahí radica el aspecto más interesante de esta novela, en la construcción de los dos caracteres, que parecen ser solo ellos mismos cuando están con el otro, aunque la claridad nunca reine entre ellos. Los silencios, como tantas veces, son clave en su historia. Más que los besos o las charlas en el coche, en la cama o en una fiesta, importa lo que callan, los malentendidos, eso que podrían haber hecho o dicho pero, al final, no.

Es una historia que duele porque muestra violencia, abatimiento, soledad, falta de comunicación. Ese gran problema contemporáneo o, quizá, de siempre. Pero también ofrece escenas muy bellas, que son precisamente en las que los personajes muestran su vulnerabilidad, en la que él o ella son un refugio para el otro, a pesar de los desaires. En esos episodios son evidentes las costuras de cada uno, las fallas, esa especie de destino inevitable. 

Mención aparte merece el personaje balsámico de Lorraine, la madre de Connell, que encarga la ternura y la madurez. Sus diálogos por separado con su hijo y Marianne son geniales. A través de las conversaciones entre ellos y de la pareja, Rooney desliza cuestionamientos morales y disquisiciones sobre temas como la literatura o la política, que sitúan más a los personajes y a su relación con los otros (sus otras parejas, sus amigos, su familia).

De la mano de Hulu y la BBC la novela tendrá su versión en la pantalla a través de una serie de 12 capítulos que ha escrito la autora junto a los guionistas Alice Birch y Mark O’Rowe. No hay duda de que es una historia visual, aspecto que ocasiones lastra un tanto el estilo, en cuanto a las descripciones paso a paso de los movimientos de los personajes. Sin embargo, este aspecto no desmerece esta novela sólida y que emociona.

Gente normal.  Sally Rooney. Literatura Random House, 2019.  256 páginas. 19,90 euros.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Ni contigo ni sin ti