Blog / Marea de libros

Goodbye, New York

Por Leire Escalada 18 febrero, 2016 - 0:48

Elvira Lindo recoge en "Noches sin dormir" el diario de su último invierno en la Gran Manzana, un retrato alejado del mito que envuelve la ciudad.

"La escritura siempre ha de ser valiente, aunque a costa de eso una se muestre desnuda". Lo dice Elvira Lindo (Cádiz, 1962) en su nuevo libro, Noches sin dormir (224 páginas, 20 euros), el diario de su último invierno como residente en Nueva York, publicado por Seix Barral.

Y así es este libro, una obra audaz y libre que no solo retrata una cara mucho menos conocida y personal de la diversidad neoyorquina, sino también la vulnerabilidad y las heridas abiertas. 

Lindo ya había escrito antes una novela introspectiva, Lo que me queda por vivir, con tintes autobiográficos y, después, Lugares que no quiero compartir con nadie, una magnífica y peculiar crónica-guía de Nueva York, llena de historias y anécdotas personales, en la que conduce al lector por sus lugares predilectos.

En este caso, el retrato de Nueva York es otro y viste bufanda, gorro y plumífero para afrontar un invierno helador en el que hay un miedo permanente: a partirte la crisma si das una mala pisada

No es la crónica del lujo, la excentricidad y los rincones hermosos, sino de las historias de la calle, del día a día, a menudo hostil. "¿Por qué oigo tantas veces que esta ciudad es glamourosa? Quienes lo dicen, ¿la han sufrido?", se pregunta la autora, que en muchos momentos lamenta esa cara B de la gran urbe, "un feudo de los ricos, difícil para la clase media, inalcanzable para los pobres".

En esta imponente ciudad, cuyos principales escenarios es casi imposible desligar de la magia del cine, la escritora y columnista ha vivido durante once años con su marido, Antonio Muñoz Molina (Úbeda, 1956). Primero en el Upper East, después en el West. Su barrio neoyorquino, esos sitios que ha logrado hacer suyos pese a la dificultad de entablar relaciones personales en una ciudad individualista, marcada por la velocidad, como la que describe. Atrás queda el mito de la Gran Manzana.

FOTÓGRAFA CALLEJERA

La narración comienza el 16 de enero de 2015 y termina el 16 de mayo de ese año, apenas con unos días de primavera en la mochila. Con un estilo vivo, ágil y alejado de cualquier corrección política, Lindo narra algunas historias vividas allí y presenta a personas que ha conocido: las animadas charlas con su peluquero; un mitin de Pablo Iglesias; una comida con amigos en casa; un cóctel en un antro de Harlem; encuentros en el metro; la visita de su marido a un instituto del Bronx; los mendigos que pueblan las calles, una manifestación por los derechos de la mujer...

Es un relato crítico y reflexivo, en el que aborda el tema de la escritura, de las relaciones familiares, de la distancia, de la juventud... Un libro de sabor agridulce, valioso y valiente, en el que no falta el humor característico de la autora.

Además, incluye más de medio centenar de fotografías en color tomadas por ella misma, móvil en mano, a lo largo de dos años, que descubren los más pintorescos personajes. 

Y anoten en la agenda: Elvira Lindo hablará sobre sus Noches sin dormir, ese prolífico insomnio creativo que ha dado lugar a este libro, el próximo viernes 26 de febrero, en los Diálogos de medianoche de Civican, en Pamplona. Será a partir de las 23:30 horas.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Goodbye, New York