Blog / Marea de libros

Un cuadro y 20 millones de dólares

Por Leire Escalada 19 Julio, 2018 - 9:32

Marta Quintín escribe una historia de amor a través de distintas épocas que parte de una incógnita: por qué una excéntrica octogenaria ha pagado 20 millones de dólares por una pintura.

Pinceles, brochas y pinturas: la paleta de un pintor ante su nueva obra. ARCHIVO
Pinceles, brochas y pinturas: la paleta de un pintor ante su nueva obra. ARCHIVO

Cuando Blanca Luz Miranda -excéntrica octogenaria, cabeza de un imperio textil- paga 20 millones de dólares por un cuadro del pintor Martín Pendragón, una de las periodistas que se encuentra en esta subasta neoyorkina, no sale de su asombro. La joven, de origen español, decide entonces indagar qué hay detrás de la sorprendente compra, que se he convertido en la más cara de la Historia del Arte.

Este es el detonante que abre 'El color de la luz', la segunda novela de la escritora y periodista Marta Quintín (Zaragoza, 1989), que publicó su ópera prima ('Dime una palabra') con una editorial hispana en Nueva York.

Este año, la autora ha publicado por primera vez en España de la mano de Suma de Letras. A través de un relato marco, el de la periodista que trata de recomponer qué ha llevado a la anciana millonaria a desembolsar esa cantidad para hacerse con el Pendragón, narra una historia de amor y misterio.

Como una suerte de detective improvisado, la reportera abandona la Gran Manzana y regresa a Madrid, donde la espera Blanca Luz para, grabadora en mano, narrarle su historia, un relato lleno de vericuetos y enigmas.

Desde los locos años veinte en París hasta la actualidad, pasando por la Guerra Civil y el Franquismo, Quintín retrata la vida de Miranda y Pendragón, así como la de un elenco de personajes que orbitan – a veces , a su pesar – alrededor de estos singulares personajes.

La autora reflexiona sobre los amores imposibles, el miedo, la traición, la culpa y el poder redentor del arte, así como sobre esa eterna disyuntiva: ¿el amor o los sueños? Los constantes saltos temporales dotan de ritmo a la narración, que suma también largas cartas escritas por los protagonistas.

El humor también está presente en la obra, especialmente en las voces de la reportera y de Blanca Luz, irónicas y perspicaces. Una novela que mantiene la intriga a través de distintos giros y que ofrece piezas al lector para elucubrar su teoría hasta conducirle a un desenlace en el que todas la cartas se ponen sobre la mesa.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Un cuadro y 20 millones de dólares