Blog / Cartas al director

Skolae en "la pública"

Por La voz de los lectores 17 febrero, 2019 - 10:52

Carta enviada por Javier Lucía Maldonado.

Un grupo de niños juega en un parque de Pamplona. EFE/ Jesus Diges
Un grupo de niños juega en un parque de Pamplona. EFE/ Jesus Diges

Soy padre de dos niños (chico y chica) escolarizados en la educación pública. Veo con desagrado, desde hace varios meses, cómo el Departamento de Educación del Gobierno de Navarra está imponiendo a mis hijos, a través de Skolae, una ideología con la que no estoy de acuerdo. De hecho, cada vez somos más familias de “la pública” las que estamos indignadas con este atropello moral al que nos está sometiendo la Administración.

¿Y por qué no es igual para la concertada? ¿Por qué en la escuela pública nos tenemos que comer las fichas de trabajo que ustedes han preparado para Skolae? ¿Acaso no somos la misma educación? La respuesta está clara: ustedes están convencidos de que la escuela pública es su jardín y lo pueden pisotear como quieran.

Es tal la prepotencia y el desprecio mostrados por las autoridades educativas –y por el Gobierno de Uxue Barkos– que uno acaba pensando que su discurso no es otro que este: “A las familias de la pública las llevamos por donde queremos; para cuando quieran darse cuenta, ya estará Skolae impregnado en toda Navarra. Entre que muchas familias son de clase baja y no tienen capacidad crítica, que muchos han venido de fuera y todavía no se enteran y que los amigos de los curas ya están en la concertada… ¡Tenemos el camino despejado!”.

Y este ciudadano con voz y voto, indignado y hastiado de esa prepotencia, les dice que ya basta, que se acabó. Que basta de utilizar los recursos públicos para adoctrinar, para sembrar ideologías que no compartimos muchas familias, para manipular a los niños con la excusa de una buena causa. ¡Que sí! ¡Que estamos de acuerdo con la igual dignidad de todas las personas, hombres y mujeres! ¡Que estamos en contra de la violencia contra las mujeres! ¡Que fomentar el respeto es básico! Pero, ustedes, políticos que se sirven de la política y la educación, ¿por qué, amparándose en un fin deseable se empeñan en obligar a la ciudadanía a recorrer un camino que menosprecia y prejuzga a los hombres, que siembra victimismo en las mujeres y fomenta la hipersexualización de los niños?

Las familias de la escuela pública hemos estado muy calladas esperando pacientemente, pero esto se ha acabado. Somos muchas las que no queremos imposiciones. Porque la educación de nuestros hijos es nuestra responsabilidad y ustedes tienen la obligación de colaborar con nosotros en esto, pero en ningún caso usurpando nuestro lugar.

Carta enviada por Javier Lucia Maldonado.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Skolae en "la pública"