Blog / Cartas al director

Cinco pilares para la renovación del empleo en Navarra

Por La voz de los lectores 07 abril, 2019 - 10:33

Carta enviada por Miguel Cornejo, economista. 

Escritorio de trabajo en una empresa.
Escritorio de trabajo en una empresa.

La evolución del empleo en Navarra en los últimos años es tan preocupante como la de los índices de creación y traslado de empresas o el de innovación. En 2018 no se creó un sólo empleo privado neto en la Comunidad Foral, y estamos perdiendo la ventaja competitiva necesaria para que una comunidad pequeña como la nuestra pueda sostener el nivel de vida que queremos. Tendencias como la concentración de población, la automatización o la integración comercial mundial suponen un riesgo para la clase media navarra si no se reacciona.

Me gustaría proponer cinco líneas de trabajo para quien gobierne Navarra en los próximos años, sean los partidos que sean. Cinco líneas coordinadas para un objetivo común: que Navarra salga reforzada de este nuevo capítulo de la evolución económica.

CANALIZAR EL AHORRO HACIA EL EMPLEO

No basta con profundizar en lo que hay, tenemos que facilitar que emerja lo nuevo. Convertir Navarra en el lugar de residencia fiscal ideal para las personas y entidades que invierten en nuevas empresas (business angels y venture capital), favoreciendo que ejerzan esa actividad en nuestro territorio.

Navarra es una región rica que destaca por su nivel de ahorro, pero buena parte de ese ahorro acaba en pisos vacíos, donde no resulta útil a nadie (y crea problemas). La principal razón es que no compensa invertir en nuevos negocios que, por su propia naturaleza, no son tan familiares para el inversor como un buen montón de ladrillo.

Ya se ha hecho un esfuerzo por favorecer la inversión en nuevas empresas, pero el resultado es tan complejo y poco rentable que los asesores fiscales navarros recomiendan “no complicarse con esas cosas, no merecen la pena”. Hay que abordarlo en serio. En concreto, dos cosas:

  • Para inversores particulares, favorecer la desgravación fiscal de las aportaciones al capital en empresas de reciente creación que puedan impulsar la creación de empleo (hoy en Madrid esa deducción alcanza el 50%).
  • Para empresas, mejorar el tratamiento de las pérdidas registradas por empresas participadas del mismo tipo, y del rendimiento por venta de acciones en ellas (siguiendo el modelo del EIS británico).

No se trata de inventar la rueda: son los pilares básicos de la industria del capital riesgo allí donde de verdad existe, en EEUU o Reino Unido. Y facilitan que se asuma el riesgo de crear nuevo empleo. Si queremos que se cree aquí, tendremos que poner los medios. De otro modo, las empresas innovadoras seguirán creándose en Madrid y Barcelona.

INVERTIR EN BUENA ADMINISTRACIÓN

Existen investigaciones que ligan la capacidad de mantener un tejido empresarial industrial con la agilidad en la administración de justicia. Pero no hace falta ir tan lejos para darse cuenta de que el buen funcionamiento cualquier actividad económica depende de una ágil y eficaz administración pública, especialmente en las áreas que le afectan (fiscal, laboral, gestión de licencias y de subvenciones). La administración navarra está bajando puntos a toda velocidad en eficacia y eficiencia. Hay que corregirlo.

Como ha demostrado el cuatripartito, lo que hace falta no es ampliar el personal de la administración, sino asegurar que esas áreas funcionan del modo más adecuado a los objetivos que pretenden cumplir (aquí, favorecer la creación de empleo). Hay tres áreas evidentes:

  • Contratación pública. Eliminar requisitos lingüísticos que no reflejan la realidad social y en su lugar favorecer la contratación de empresas de nueva creación. Es más útil un cliente como la Administración que un préstamo o una inversión.
  • Administración por indicadores. Sistematizar y medir la actividad de la administración para tener referencias objetivas de lo que se hace con los medios públicos (actividad, impacto, cumplimiento de objetivos) y tomar decisiones sobre el mejor modo de hacerlo.
  • Modernización de procesos. Más allá de la digitalización de lo actual. Adoptando metodologías y tecnologías apropiadas para hacer el mejor uso posible de los recursos humanos de la administración, y facilitar la colaboración con los destinatarios de sus servicios.

POLÍTICAS SOCIALES PROACTIVAS

Navarra tiene que cuidar de los que han perdido su empleo o aún no lo tienen. Pero debe hacerlo de un modo que favorezca su reintegración al trabajo. Actualmente, tanto la patronal de agricultores y ganaderos como distintas organizaciones sociales denuncian que la política de “rentas garantizadas” con bajo control administrativo y nulo apoyo a la inserción en el mercado laboral no está funcionando para este objetivo. Y el índice de pobreza y exclusión social, que no baja, dice lo mismo.

Por un lado, buscar trabajo tiene que compensar al interesado. Esto significa que las ayudas deben favorecer que lo haga, eliminando la posibilidad de combinar actividad “no declarada” o diferentes ayudas. Deben ir condicionadas a la participación en programas de ayuda a la inserción laboral, y a la aceptación de propuestas de empleo.

Por otro, es necesario ayudar a adquirir las competencias necesarias para participar en el mercado, tanto funcionales como básicas (saber cómo y dónde buscar). El Servicio Navarro de Empleo puede mejorar en ese terreno.

Finalmente, hay que asumir que una parte importante de la población no está en condiciones de obtener un salario que podamos llamar “digno” por su falta de cualificación (y por tanto de productividad) o porque en un mercado con tanto paro el salario ofrecido es demasiado bajo.

Hay tres cosas que intentar:

  • Replantear los servicios del SNE para dar mucho más peso a formación y acompañamiento (de nuevo, reforma administrativa y de procesos).
  • Mejor gestión de datos propios y de terceros para eliminar abusos, asegurando que la renta garantizada se recibe sólo cuando se debe y necesita (de nuevo, mejora de procesos y tecnológica).
  • Avanzar hacia la sustitución de la renta garantizada por un complemento salarial en casos de temporalidad involuntaria o pobreza laboral.

POLÍTICA INDUSTRIAL ACTIVA

Este área es mucho más familiar para la administración navarra. Promover el desarrollo empresarial (más o menos “inteligente”) es algo que viene haciendo desde hace mucho. En concreto, lleva más de una década intentando apoyar el los sectores que ve críticos para el desarrollo de Navarra.

Detrás de ésto hay una realidad: las empresas de una misma industria tienden a agruparse, facilitando su acceso tanto a personal formado como a ideas, prácticas, clientes y proveedores. Hay que apoyar (o crear) núcleos potentes si no queremos que el tejido empresarial navarro emigre.

Pero hay dos cosas que no se han tomado en cuenta hasta ahora: uno, el tejido de entidades auxiliares (“servicios a empresas”) es clave para la competitividad y ha sido excluido de las prioridades. Otro, la creación de nuevas empresas. Las existentes son esenciales, pero según aumenta su competitividad van reduciendo la mano de obra necesaria. En Navarra se crean muy pocas nuevas empresas (y se atraen menos), y hay que cambiarlo para absorber a esas personas y propulsarlas a nuevos empleos bien pagados. Sin innovación no hay empleo de calidad. Por tanto:

  • Adaptar los planes de desarrollo regional para fomentar las empresas de “servicios a empresas”, tanto en áreas innovadoras (consultoras especializadas en big data, blockchain, machine learning, IoT) como en más tradicionales (seguridad alimentaria o servicios a la exportación) y fomentar las sinergias con las industrias existentes.
  • Impulsar muy seriamente la creación de nuevas empresas, tanto desde cero como a partir de empresas existentes (spinoff).
     

EDUCACIÓN EN CAPACIDADES

La cualificación de los navarros es esencial para asegurar que tienen una oportunidad de trabajar en empleos de alta cualificación y salario interesante. Y ahora mismo, la consejería de Educación es un ejemplo de como no deben hacerse nunca las cosas: despidos y nombramientos arbitrarios, inversión con criterios muy discutibles cuando no sectarios, falta de efectividad espectacular. Es un departamento (y una política) que debe cambiar si aspiramos a tener un futuro. Centrándonos en el objetivo del empleo, hacen falta algunas cosas:

  • Priorizar el rendimiento y las capacidades sobre la fabricación de identidades. Sin perjuicio de que donde exista demanda significativa y voluntariedad real sea posible estudiar en euskera, la educación en un idioma distinto de la lengua materna tiene resultados muy dañinos para el rendimiento en competencias esenciales.
  • Fomentar el aprendizaje de inglés, con la inversión necesaria para hacer realidad el objetivo de que los niños navarros lo conozcan en el nivel suficiente para usarlo más allá del colegio.
  • Fomentar el aprendizaje práctico, revisando currículums hacia capacidades útiles en un entorno de cambio permanente, con un gran peso digital y primando la orientación hacia el emprendimiento.
  • Apostar decididamente por hacer realidad la Formación Profesional dual.
  • Invertir en desarrollar facultades, cátedras y centros de excelencia en las áreas demandadas por las empresas de mayor crecimiento.
  • Explorar la posibilidad de los “cheques formación” para facilitar la formación contínua.
     

EN CONCLUSIÓN

Estamos en medio de una transformación económica mundial que elimina tanto puestos de trabajo como formas de trabajar. El empleo para toda la vida ya no es realista, ni es necesario para el bienestar. Lo que necesitamos es un tejido con el dinamismo económico suficiente para crear buenas oportunidades, y con las capacidades para permitir que las aprovechemos. Estamos a tiempo. Hagamos que Navarra sea una referencia en esta nueva era, y el mejor lugar para vivir, trabajar, y crear una familia. Y como dijo Shakespeare (y recuerda Oroz) “Navarra será el asombro del mundo”.

Carta enviada por Miguel Cornejo, economista. 

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Cinco pilares para la renovación del empleo en Navarra