Blog / Cartas al director

El compromiso de la industria cárnica

Por La voz de los lectores 12 noviembre, 2018 - 10:24

Carta enviada por Miguel Huerta, secretario general de la Asociación Nacional de Industrias Cárnicas de España (ANICE).

Granja de cerdos en una imagen de archivo.
Granja de cerdos en una imagen de archivo.

La industria cárnica española es el cuarto sector industrial de España por facturación y número de empleados. Esta importancia económica es consecuencia del esfuerzo de adaptación que se ha realizado a las numerosas exigencias en cuanto a estándares de calidad y eficiencia.  

Nuestras empresas han apostado fuerte por la internacionalización, y han sabido responder con eficacia a las demandas de cada destino. Esto nos ha convertido en una industria, que además de ser parte de nuestra tradición y gastronomía, es abanderada de nuestra marca país y exporta a los cinco continentes.

El modelo de producción alimentario europeo es el más exigente y estricto del mundo. El sector industrial cárnico español cumple de forma rigurosa con una legislación, europea y nacional, que regula ámbitos que van desde la seguridad alimentaria, la higiene de los alimentos, trazabilidad, normas específicas sobre controles oficiales, sanidad y bienestar animal, conservación y transporte, lo que garantiza que todos los alimentos comercializados son seguros para su consumo.

La normativa sobre seguridad alimentaria abarca también la producción ganadera; así aspectos como la sanidad animal y el bienestar están también regulados para el cumplimiento de todos los requisitos de seguridad y calidad para el consumidor, aspecto controlado por los Servicios Oficiales de Inspección Veterinaria, dependientes de las Comunidades Autónomas.

En este ámbito, las leyes españolas contemplan una completa regulación que abarca: el tamaño de las explotaciones; el espacio y superficie mínimos obligatorios que deben disponer los animales; el diseño de los comederos para, entre otras cosas, minimizar daños entre animales; los tipos de suelos para que sean idóneos; o las condiciones ambientales (niveles de ruido, temperatura o luz), entre otros. La normativa comprende también las condiciones de transporte y de su protección en el procesado. Así, los consumidores deben de saber que el sacrificio de los animales, de acuerdo con la legislación de la Unión Europea, se hace sin dolor para evitar su sufrimiento.

Durante los últimos años se ha producido una demanda social y un gran desarrollo legislativo sobre bienestar animal. Esto ha exigido a la industria cárnica un importante esfuerzo de asimilación de los nuevos requerimientos normativos. Las empresas han ido incluso más allá de esta exigencia, con la certificación voluntaria de su operativa en bienestar animal, lo que es ya una variable integrada en las estrategias de numerosas empresas.

Desde la Asociación Nacional de Industrias Cárnicas (ANICE), organización que vela por el desarrollo y la competitividad del sector, hemos elaborado la “Guía de Buenas Prácticas para el Bienestar en el Sacrificio”, con el objetivo de facilitar a los mataderos el cumplimiento del Reglamento CE 1099/2009 sobre esta materia. 

La guía comprende los Procedimientos Normalizados de Trabajo (PNTs), recomendaciones de diseño, construcción y equipamiento de los mataderos en los aspectos relevantes para el bienestar animal, la formación en los puestos de trabajo relevantes que la requieren de forma específica, y todas las recomendaciones necesarias para la implementación de los requisitos de bienestar animal.

Y ahora estamos trabajando mano a mano con otras organizaciones, como las interprofesionales (INTERPORC, PROVACUNO), en el desarrollo de un "Referencial de bienestar animal", con el objetivo de que los operadores del sector se adhieran al mismo y cumplan los requisitos establecidos, que son más exigentes de lo que pide la legislación. Este es un referencial que debe de basarse en parámetros objetivos validados y reconocidos.

Estamos comprometidos pues con el bienestar y con un modelo de producción ético que garantice un buen manejo, y trato cuidadoso y adecuado de los animales.  El sector es el primer interesado en defender este aspecto por su contribución a la sostenibilidad y su influencia en la calidad del producto. Es una apuesta firme que cimenta su viabilidad, para seguir aportando riqueza y empleo a nuestra economía.

Carta enviada por Miguel Huerta, secretario general de la Asociación Nacional de Industrias de la Carne de España (ANICE).

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El compromiso de la industria cárnica