Blog / Caracteres con espacios

El robo del siglo

Por Juan Iribas 25 febrero, 2016 - 22:52

Sucedió durante la Nochevieja del cambio de siglo.

No recuerdo si en Pamplona o tal vez en Oviedo o Irún, pero pasó a eso de las doce de la noche bajo una intensa niebla y mientras competían en la caja tonta ‘Un año más’ de Mecano y Ramón García.

La pedrada contra el escaparate tuvo el efecto deseado. Mientras la ciudad saludaba al mes de enero con petardos y algunos fuegos artificiales, el impacto destrozó la luna de la tienda de instrumentos musicales llena de sonidos mudos. Con unas medias de licra en la cabeza y unos guantes, más para protegerse del frío que para evitar ser reconocido, el intruso se llevó un saxofón.

No tenía cultura musical; ni siquiera oído. Lo mismo podría haber mangado el Quijote en la librería cercana, Juanolas en la farmacia de la esquina o unos chicles de clorofila de la tienda de comestibles, pero esa cristalera se le puso a tiro de piedra.

Descartó huir del lugar del suceso; tampoco le esperaba un coche de gran cilindrada para perderse por las calles de la ciudad. Qué va. Aquel individuo que había salido de casa con las zapatillas puestas “a bajar la basura” se sentó en el bordillo de la acera y quiso emular al que Google bautiza como el mejor saxofonista del mundo, un tal Santiago Baquedano, a quien no tengo el gusto de conocer.

Con las medias colocadas a modo de gorro caído, el intruso soplaba, pero aquello parecía, con suerte, el sonido del claxon de una furgoneta octogenaria. Aquel pobre hombre dio la nota.

Cuando Ramón García estaba ya desmaquillado y sin capa, lo detuvieron dos policías con más ganas de ‘hogar, dulce hogar’ que de patrullar de aquí para allá. No opuso resistencia. “Francamente: he sido yo”.

Ocurrió la Nochevieja del año 2000. El intruso, un hombre gris y tímido, siempre había soñado con protagonizar el robo del siglo.

Ideación de ‘El robo del siglo’

Navegando en Internet, me tropecé el otro día con una noticia que narraba el robo de 85 flautas en El Puerto de Santa María.

Caracteres con espacios: 2.000

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El robo del siglo