• domingo, 22 de mayo de 2022
  • Actualizado 12:29

 

 
 

Blog / Caracteres con espacios

Curso de verano

Por Juan Iribas 27 noviembre, 2015 - 1:02

Se tuvo que retrasar el Curso de Verano que se iba a celebrar el 23 de agosto. Por lo visto, una migraña inoportuna del ponente hizo que un auditorio con ciento cuarenta almas se quedara con las ganas de conocer Los retos del siglo XXI.

Esta ponencia se celebrará el 23 de diciembre. Problemas de salud y de agenda del filósofo y ensayista Juan Miguel Bofarull obligan al aplazamiento. Esta información se escuchó gracias a la megafonía y, además, la pudieron leer las personas inscritas a través de los mensajes que recibieron en sus correos electrónicos y teléfonos móviles.

Acalorados por la noticia, y por las elevadas temperaturas propias del calendario, el recinto se vació rápidamente entre lamentos y esperas. A corto plazo, el único reto que tenían los asistentes era paliar la ola de calor, así que unos se abanicaban con el programa de actos y otros lo utilizaban a modo de visera para protegerse de la agresividad solar.

El tiempo pasa deprisa. Por lo menos, eso dice la calle y así lo demostró el calendario. Transcurrieron cuatro meses y aquel texto en el que se citaba el aplazamiento se metamorfoseó en otro: La clausura de los Cursos de Verano tendrá lugar hoy, 23 de diciembre, a las 20:00 h., bajo el título ‘Los retos del siglo XXI’, con la presencia del filósofo y ensayista Juan Miguel Bofarull.

Esa víspera de Nochebuena resultó típica de las fechas en lo meteorológico: frío, aguanieve, descenso de la cota de nieve, temperaturas bajo cero, uso de cadenas en la red secundaria, nivel amarillo, moda de invierno en los escaparates..., y en el ambiente. Podía haber una diferencia térmica de treinta grados el día de la clausura del Curso de Verano, en diciembre, respecto a la fecha inicial programada cuatro meses atrás, allá por agosto.

Juan Miguel Bofarull agradeció a las ciento cuarenta almas su presencia, su espera y se disculpó. “Siento que una migraña me forzara a aplazar este evento. Lo lamento de veras”. El respetable respondió con aplausos, poco antes de comenzar una interesantísima intervención de dos horas. Y durante la ponencia del Curso de Verano se produjo un fenómeno inexplicable: desapareció el frío y el aguanieve, hubo un ascenso de la cota de nieve, temperaturas muy elevadas, el asfalto parecía una sartén rusiente, moda veraniega en los escaparates..., y en el ambiente, parte del público se abanicaba con el programa de actos y otros lo utilizaban a modo de visera para protegerse de la agresividad solar. Y cuando el filósofo y ensayista terminó su intervención y se clausuró el Curso de Verano Los retos del siglo XXI, comenzó a nevar y el mercurio descendió bruscamente.

Ideación de Curso de verano

Este relato surge tras leer en Internet que se iba a celebrar un curso de verano, sí, de verano, a mediados de octubre.

Caracteres con espacios: 2.818

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Curso de verano