Blog / Balonmano de casa

El Helvetia Anaitasuna perdió su primer partido en casa contra pronóstico

Por José Javier Iso 23 Octubre, 2016 - 14:27

El equipo dirigido por Juanto Apecechea se deja los puntos ante el Puerto Sagunto (26-28), por primera vez en la temporada.

El Helvetia Anaitasuna perdió su primer partido en casa contra pronóstico. A la vista de la regularidad del equipo en encuentros anteriores, pocos podíamos pensar en caer frente al Puerto Sagunto. Cayó por muchas circunstancias.

El equipo comenzó bien en defensa. Aguantó el juego largo del rival y mantuvo su linea de ataque hasta los 25 primeros minutos. Hubo de todo, pero a uno se le atraganta eso de quitar al portero para aprovechar la superioridad numérica.

No le salió bien ni en el primer tiempo ni en el segundo, porque si fallas en ataque el gol en contra lo tienes prácticamente asegurado. Solo así se dieron tres tantos en la primera mitad y alguno más en la segunda.

No se aprovechó la superioridad de dos jugadores a los 5 minutos del segundo tiempo, aunque, a pesar de todo, el equipo reaccionó parando a Angel Perez logrando empatar y colocarse con una ventaja de 3 goles.

No era la tarde los de Juanto y vuelta a los errores. De 23-20 a 24-27 y a pesar de todo hubo oportunidad de sumar un punto, que desbarató Bruixola deteniendo un penalti en los últimos segundos.

El partido tuvo de todo. Estuvo ganado, perdido, ganado de nuevo y empatado, pero la pelota se decantó a favor de los visitantes. Los errores fueron muchos por parte de los dos equipos,también de los árbitros, pero estos se equivocaron para los dos equipos, aunque desquiciaron más a los de casa,

De todas formas, el Anaita cayó en el planteamiento del rival y se puso nervioso ante la lentitud de su oponente. Cada uno utiliza sus armas y esta le valió al Puerto Sagunto.

Te puede interesar
  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
El Helvetia Anaitasuna perdió su primer partido en casa contra pronóstico