• martes, 07 de diciembre de 2021
  • Actualizado 02:18

 

 
 

Blog / Balonmano de casa

Dos puntos en la pista del colista en busca de tranquilidad

Por José Javier Iso 29 octubre, 2020 - 18:55

El Anaitasuna da un paso de gigante ganando por la mínima ante el recién ascendido Villa de Aranda (23-24).

Antonio Bazán lanza desde el pivote en el partido Villa de Aranda - Anaitasuna. Facebook Villa de Aranda.
Antonio Bazán lanza desde el pivote en el partido Villa de Aranda - Anaitasuna. Facebook Villa de Aranda.

El Anaitasuna pasó más dificultades de las previstas en la pista del Villa Aranda (23-24) para sumar la segunda victoria de la temporada. Todos los pronósticos estaban a favor de los navarros.

Y además muy claros porque se visitaba la pista de un equipo que no ha ganado todavía. En su casillero sólo hay un punto. Es un equipo, tal y como están las cosas, candidato al descenso.

Los de Quique Domínguez siempre estuvieron por delante en el tanteador, salvo un empate a dos goles en los primeros minutos del partido. Pero les costó abrir ventajas sustanciosas a lo largo de todo el partido. Mediado el segundo tiempo logró colocarse con tres arriba, pero no pudo rematar y el final llegaron los apuros.

A estas alturas de la competición no sé si se puede pedir mucho porque no hay continuidad en los partidos. Los equipos van preparando cada semana el siguiente encuentro y de repente se encuentran con que  ha sido suspendido.

Esto es lógico que pase factura al ritmo de juego, a la mentalidad de los jugadores y al buen desarrollo de la actividad diaria. Pero es algo con lo que tenemos que contar y a lo que parece nos tenemos que acostumbrar.

Con toda la que está cayendo no es menos cierto que se esperaba más del Anaita en esta salida. En defensa el equipo se empleó a fondo, algo a tener en cuenta para próximos partidos.

En ataque estuvieron menos efectivos, si vemos que las pérdidas de balón del contrario fueron muy numerosas. Pero al menos en esta ocasión los extremos pudieron tener sus  ocasiones y hacer goles.

Lo importante en esta salida era sumar puntos. Las victorias se estaban resistiendo mucho para el equipo y era hora de ganar para decirse a sí mismos que se puede hacer más.

Este segundo triunfo tiene que subir la moral de los pupilos de Quique Domínguez porque lo necesitan. Tiene que servir de revulsivo cara a los siguientes compromisos comenzando por el siguiente ante el Ademar. Los de León son difíciles pero no imposibles.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Dos puntos en la pista del colista en busca de tranquilidad