Blog / Balonmano de casa

Primera victoria con demasiados regalos

Por José Javier Iso 27 septiembre, 2020 - 14:50

El Anaitasuna se impone al Cisne de Pontevedra (26-21) en un partido que estuvo muy igualado hasta los minutos finales.

Tiempo muerto del Anaitasuna con Quique Domínguez hablando con sus jugadores. @AnaitasunaBM
Tiempo muerto del Anaitasuna con Quique Domínguez hablando con sus jugadores. @AnaitasunaBM

El Anaitasuna ganó en la cuarta jornada ante un rival recién ascendido, pero tuvo que remar contra pronóstico para sumar los puntos.

El partido comenzó con buenas sensaciones pero con muchos desaciertos. La puerta del Cisne se hizo demasiado pequeña para los locales que en los primeros 5 minutos desperdiciaron media docena de clara ocasiones,incluido un lanzamiento de siete metros fallado por Torriko.

Los diez primeros minutos fueron desastrosos para el Anaita. Se trataba de un querer y no poder, mientras que el contrario marcaba colocándose tres goles arriba.

El cuadro local empleó una defensa de 3-3 que funcionaba por momentos. Los visitantes seguían a lo suyo y mantuvieron  el tanteador a su favor hasta los 28 minutos en el que se vieron igualados a 10. No obstante se retiraban con una mínima ventaja( 10-11) al vestuario.

Quique Domínguez tranquilizó a su jugadores. Puso en orden las ideas y la salida a la cancha en la segunda parte no tuvo nada que ver con lo anterior. En cinco minutos dieron la vuelta a la situación haciendo un parcial de 4-0.

El Cisne no se entregó y aún intentaría sorprender con igualada a 15  y mínimas diferencias, pero los últimos 12 minutos fueron de una clara superioridad local que apabulló a los pontevedreses. 26-21 era un marcador que no reflejaba lo que en realidad había sucedido sobre la pista.

Claves para la reacción del equipo fueron la entrega, acierto y saber hacer de Ander Izquierdo con 7 goles, bien acompañado por la calidad y veteranía de Del Arco y por supuesto la aparición de Bols bajo los palos en la segunda parte.

El Cisne ,equipo nuevo en la categoría, ofreció un buen partido. No pudo aguantar el ritmo los 60 minutos y desperdició ocasiones claras de marcar en el segundo tiempo, así mismo erró a la hora del pase debido posiblemente al cansancio.

El Anaita de salida debió ponerse con una ventaja de 4 ó 5 tantos que hubiera cambiado el devenir del encuentro, pero, incomprensiblemente, se falló una y otra vez en los 9 primeros minutos. Menos mal que el contrario no era muy experimentado.

Se salva el segundo tiempo en el que el equipo se entregó y enseñó una buena progresión, pero lo ocurrido en la primera mitad hay que analizarlo para evitar males mayores. Al final, primera victoria y buena escalada en  la tabla que hay que mantener y mejorar para el futuro.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
Primera victoria con demasiados regalos