• lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 22:38

 

 
 

Blog / Balonmano de casa

A lo loco se juega mejor

Por José Javier Iso 03 octubre, 2021 - 11:49

El Anaita suma los dos primeros puntos de la competición, ante un recién ascendido, gracias a unos minutos de inspiración de Juan Bar.

El Helvetia Anaitasuna se enfrenta al Torrelavega en Pamplona. PABLO LASAOSA
El Helvetia Anaitasuna se enfrenta al Torrelavega en Pamplona. PABLO LASAOSA

Los  locales estaban obligados a ganar en esta cuarta jornada de liga para inaugurar el casillero de puntos. La ocasión era propicia. El rival de turno, el Torrelavega, es un equipo recién ascendido y con cero  puntos en la tabla, igual que el Anaita en este sentido.

Todo a favor del siete navarro. Pero de salida el Torrelavega marcó el ritmo del partido. Juego rápido y cada ataque gol. En dos minutos y medio tres goles que sorprendían en el pabellón.

La respuesta navarra no tardó en llegar, pero el buen juego brillaba por su ausencia. La cancha se convirtió en un corre-calles con goles en una y otra puerta a toda velocidad.

Las igualadas se repetían una y otra vez, y hasta el minuto 21 no fue capaz el Anaita de ponerse por delante (14-13). Una serie de faltas en ataque de los visitantes aún permitió a los locales retirarse al descanso con una ventaja de 3 tantos (20-17).

El segundo tiempo resultó un calco del primero, a diferencia de que en los 10 primeros minutos la diferencia a favor la mantuvo el cuadro local.

El Torrelavega no se rindió en ningún momento y siguió con su juego rápido, marcando en cada llegada y poniendo tensión en la grada por la vuelta a las igualadas.  A falta de 9 minutos se adelantó en un preocupante 31-32 pero hasta aquí llegó la preocupación.

Las defensas estuvieron desaparecidas en casi todo el encuentro. Únicamente se vieron en cortos espacios de tiempo y uno de ellos fue en los minutos finales. Juan Bar apareció y con 4 fenomenales actuaciones lanzó a sus compañeros hacia arriba para lograr la primera victoria por un 37-34.

Resultado que no refleja la igualdad de los 60 minutos pero que vale para romper la racha de derrotas cosechadas en las tres primeras jornadas.

El partido pudo ser vistoso para el aficionado, pero queda muy lejos de dejar signos de calidad en juego que sí hemos visto en otras ocasiones.

El Anaita debió frenar el juego marcado por los visitantes y llevarlo a su dominio. Lejos de esto se contagió del ritmo frenético impuesto y lo ganó por suerte. En esta ocasión un portero vale 2 puntos.

  • Los comentarios que falten el respeto y que no se ciñan al tema de la noticia, podrán ser eliminados.
  • Cada usuario será el único responsable de sus comentarios.
A lo loco se juega mejor